Luna Llena en Acuario 2019

horizontal break

¿Dónde te cae esta Luna Llena en Acuario en tu mapa?
Calcúlalo ahora gratuitamente con AstroSpica

acceder-ahora
horizontal break

Estamos a punto de experimentar una Luna llena vibrante que seguramente nos sorprenderá de alguna manera por lo que es preciso estar predispuestos a aceptar el cambio.  Y es que la Luna estará iluminándonos desde el errático y rebelde signo de Acuario.


La propuesta será, principalmente, aprender a fluir con los acontecimientos, tomar consciencia del momento presente y dejarnos sorprender. 


A veces precisamos sentir que los cambios irrumpen en la rutina y nos ofrecen un nuevo aire, nuevas posibilidades, que podemos salir del estancamiento y hacer algún cambio necesario o introducir alguna novedad en esa faceta de nuestras vidas que, de alguna manera, necesita ser reinventada y experimentada más conscientemente, con mayor apertura, libertad, independencia y frescura, así que la mejor forma de saciar esta urgencia interior, reconocida o no, es estar receptivos al cambio y acoger lo inesperado como un punto de inflexión o salto cuántico que está buscando dar un nuevo curso a nuestra evolución y romper nuestros esquemas para, de esta manera, conducirnos a lo que podría llegar a ser un despertar interior.


A nivel emocional estaremos inestables, pudiendo experimentar giros repentinos en nuestro estado de ánimo.


En este sentido, lo más recomendable será dejar esas emociones fluir desde la aceptación, el desapego y la consciencia del momento presente, recordando no identificarnos con ellas, sino simplemente observarlas y dejarlas ir en libertad.  No permitir que nos aprisionen ni aferrarnos a ellas, comprendiendo su naturaleza fluctuante y efímera que, si bien con esta Luna pueden presentarse de forma especialmente abrupta como una especie de tornado que amenaza con arrasar lo que esté a su paso, en algún momento se calmaran si no las alimentamos, si simplemente las sentimos,  aceptamos y permitimos que, tal como aparecieron, desaparezcan.


La Luna, como bien sabemos, hace igualmente referencia a nuestro lado instintivo y nuestra intuición, por ello, durante la lunación acuariana es muy probable que nuestros instintos afloren de forma inesperada y arrebatadora, invitándonos a vivirlos con total libertad y nuestra intuición puede verse estimulada y enviarnos sensaciones, visiones o presentimientos a manera de flashes que irrumpen de golpe en nuestra consciencia desde  ese reservorio de información de todo tipo que es nuestro inconsciente, así que no despreciemos esos avisos o señales que, como un rayo en medio de la oscura noche, iluminan el paisaje permitiéndonos percibir  aquello que estaba oculto a nuestra visión.


La Luna también guarda relación con lo femenino, así como con la familia, en especial con la madre y los afectos en general, haciendo igualmente alusión al hogar y la casa.


En este orden de ideas, cuando este astro nos muestra su máximo brillo desde el signo de Acuario puede marcar un ciclo lunar en el que lo femenino y maternal tenderá a mostrar un aire más desenfadado, amistoso, sorpresivo y rebelde y, de igual manera, la vida familiar puede verse agitada, aconteciendo cambios o sucesos inesperados que pueden alterar para bien o para mal la cotidianidad de nuestra familia.


Puede tratarse, por ejemplo, de mudanzas, cambios en la decoración, visitas inesperadas, electrodomésticos que se averían, embarazos inesperados, algún miembro del grupo familiar que se independiza, rupturas, etc.
Así mismo, puede que por algún motivo nos toque quedarnos solos en casa durante algunos días o compartir temporalmente por alguna razón un espacio o vivienda con amigos.


La relación con la madre y con la familia en general puede discurrir de forma más despegada, amistosa y frugal.  No obstante, la inestabilidad reinante, ya sea a nivel familiar, afectivo o en nuestro mundo interior puede hacerse notar y generarnos, en algunos casos, cierto stress o ansiedad, pudiendo llegar a sentirnos como en una montaña rusa.

Así que nos vendrá muy bien, tomar un alto en medio de la vorágine de acontecimientos familiares o de cualquier otro ámbito vital que pueda alterarnos interiormente y respirar profundamente, recrearnos con la naturaleza o con cualquier cosa que nos reconecte con nuestra paz interior. 


Una buena infusión, sentarnos en algún jardín o un buen masaje podría ayudarnos a fluir mejor con toda esa tensión, que se verá incrementada por la cuadratura que Urano, que actualmente se encuentra en el signo de Tauro y que es dispositor de esta Luna por su regencia sobre el signo de Acuario, estará formando con Mercurio en el signo de Leo. 


Ello puede traducirse, por ejemplo, en percances inesperados con los medios de transporte o informaciones importantes e impactantes, cuya intensidad puede alterar nuestra tranquilidad. 


También puede representar, no obstante, el desafío de saber comunicar de forma brillante y poderosa para poder generar cambios radicales que, si bien pueden verse ralentizados, representan la oportunidad de reinventar algo para que sea más productivo.  Este es pues un tránsito que puede resultar especialmente estimulante para las personas del mundo de los negocios, el marketing y la publicidad.


Acuario es también un signo sumamente creativo e inventivo, es el signo de la genialidad y los descubrimientos, está asociado a la tecnología, la informática, las redes sociales, los viajes espaciales, los derechos humanos, lo colectivo, las revoluciones y todo lo original, diferente, excéntrico y que, de alguna manera, se rebela y/o rompe con lo establecido, por tanto no es de extrañar que durante este plenilunio e, incluso, durante todo este ciclo lunar, pueda haber un auge de situaciones vinculadas a estos temas o que de alguna forma reflejen esa tonalidad energética a nivel global, especialmente en aquellos lugares donde la Luna o su dispositor es angular, es decir, que se encuentra posicionado cerca de alguno de los cuatro ángulos más importante de la carta del lugar en cuestión, o bien, si la Luna o su dispositor aspectan a algún planeta de la misma. 


No olvidemos además que la Luna representa al pueblo de una nación o la población de un lugar, así que en algún sentido esta puede estar vibrando en función de la energía acuariana.  Puede que en algunos casos sea evidente la agitación, hechos inesperados que afectan a la población, inquietud generalizada y algún que otro loco suelto haciendo de las suyas.  Sea como sea, es una lunación en la que cualquier cosa puede pasar.


A un nivel más profundo y personal, esta Luna ofrece la oportunidad de tomar consciencia de nuestra necesidad de cambio, así como también de aprender a gestionar la agitación y fluctuaciones repentinas que nuestro mundo emocional puede evidenciar, experimentándolas de forma sabia, fluida y desapegada, de aceptar nuestra naturaleza humana y de atender a ese llamado interno que nuestra alma nos hace a despertar.


Acuario es también el signo de la amistad y la fraternidad, por lo que puede que durante esta lunación precisemos sentirnos más cerca de nuestros amigos, o participar de algún acontecimiento grupal o colectivo que refuerce ese sentimiento de pertenencia a la humanidad, así como a un clan o familia extendida, que es lo que suelen ser de alguna forma los amigos y/o esos grupos de afinidad a los que pertenecemos.


Por último, no quiero dejar de mencionar la preciosa conjunción que el Sol, Venus, Juno y Marte, estarán realizando en el glorioso signo de Leo, estos estarán oponiendo a la Luna irradiándola de una poderosa energía de intensidad y pasión, sumamente comprometida, ardiente, decidida e impulsiva que la energía lunar acogerá, desde el escenario acuariano, con libertad, fluidez y arrebato interior, dejándose llevar y generando un torbellino de emociones en nuestro interior.

Este aspecto nos habla sobre todo de una experiencia muy fogosa en el ámbito de las relaciones de pareja y en general mucha intensidad, compromiso y efusividad en nuestras interacciones sociales, confrontada a nuestra necesidad de espacio y libertad, encontrar el sano equilibrio entre ambas tendencias energéticas es lo que permitirá que el amor y las relaciones en general puedan fluir apasionadamente, de forma generosa y demostrativo sin por ello asfixiar o agobiar al otro o a nosotros mismos. 


Sólo se trata de fluir disfrutando la vida y el amor como un juego donde juntos creamos y compartimos intensamente sintiéndonos vivos y dignamente conectados, celebrando activamente esa conexión, atendiendo también a la urgencia de espacio e independencia que nuestro interior nos demanda.


Los celos pueden, no obstante, aflorar, si no sabemos reconocer nuestra propia necesidad de libertad o sentimos que el otro pasa de nosotros y no está allí lo suficiente como para compartir toda la pasión que podemos estar sintiendo con ese ardiente stellium en Leo.


Es importante valorar, en este sentido, que tan presente está el otro en los momentos a compartir, que tan generoso, atento y demostrativo se comporta y si aflora poderosamente su amor en forma de juego erótico e intensa pasión. 


Si es así podremos aseverar que en su conexión con nosotros está vibrando en consonancia con la energía que despliegan Venus y el Sol desde el brillante y fogoso signo de Leo, así que disfrutemos del amor que se nos presenta como un fuego abrasador y por contraparte permitámonos tener ese espacio propio tan importante tanto a nivel personal como en una relación pues permite a la misma respirar, tener un pulso entre la poderosa atracción y el sano desapego que permite disfrutar de estar juntos y,a su vez, fluir en nuestra vida diaria, eso nos brinda una oportunidad de echarnos de menos, aunque sea por un rato y avivar el deseo de estar juntos.


Por si fuera poco, el asteroide Vesta se encontrará formando el ápice de una T cuadrada de la que estará participando desde el signo de Tauro, con la Luna en Acuario y el mencionado stellium leonino, ello añadirá un intenso estímulo erótico basado en la devoción al cuerpo, los sentidos y la belleza, concibiéndolo como algo sagrado e  inspirador que puede llevarnos a experimentar el cuerpo de forma tántrica.


Esta configuración también puede dar como resultado, no obstante, una tendencia a sabotear el disfrute de lo que estamos viviendo a nivel sentimental, esto puede ser provocado por un necesidad de libertad no reconocida que podría llevarnos a comportarnos de manera errática generando cierta tensión.   Reconozcamos pues esas pulsiones y canalícemoslas adecuadamente por nuestro propio bien y el de nuestra relación.


Esta será entonces una Luna movida e intensa, llena de pasión, creatividad, juego, sorpresas, cambios, celebración del amor, y un ánimo de fraternidad, amistad y libertad que hemos de saber conjugar para que esta lunación sea un disfrute.


Meditemos, solos o en grupo, recordando que somos Uno y, al mismo tiempo, únicos.  Reconociendo la gracia de la singularidad dentro de la multiplicidad de formas en que el Ser ha devenido a través de su juego creativo, donde cada espejo nos sirve para reconocernos.


Feliz y sabia Luna llena acuariana!! 

 
nathacha-oura

Nathacha Oura
Consultora de Astrología y Tarot
http://nathachaoura.blogspot.com.es/

One thought on “Luna Llena en Acuario 2019


Ya disponible el TAROT ASTROLÓGICO MOLINS de 111 cartas Comprar ahora
¡Últimas Plazas! reserva ahora para nuestros eventos en MÉXICO Reservar
CURSO DE ASTROLOGÍA GRATIS
Aprende Astrología con nuestro Curso de Iniciación
Recibe nuestras lecciones por email
Si detectamos que no abres nuestros correos, te daremos de baja automáticamente.