Luna Llena en Sagitario 2020 y Eclipse Lunar Penumbral

La lunación tendrá lugar el 5 de junio de 2020

horizontal break

¿Dónde te cae esta Luna Llena en Sagitario en tu mapa?
Calcúlalo ahora gratuitamente con AstroSpica

acceder-ahora
horizontal break

Nos acercamos al clímax de la actual lunación, la cual tuvo comienzo en el inquieto, polifacético y comunicativo signo de Géminis y verá florecer su momento de mayor luz e intensidad en el grado 15 del expansivo, soñador y aventurero signo de Sagitario.


Este signo se caracteriza esencialmente por su optimismo, su energía expansiva y su cariz existencialista.

Pero esta Luna será protagonista además de un eclipse penumbral, por lo que, seguramente experimentaremos con relativa intensidad otras características menos deseables del signo, como pueden ser su optimismo ciego, su torpeza, su disposición a los excesos, etc.

Esta es, por lo tanto, una buena oportunidad para explorar la sombra de este signo en nuestro interior y aprender todo lo que esta pueda enseñarnos. 

En ese sombra pueden revelarse además tesoros ocultos, como habilidades, talentos y otros recursos internos que fueron reprimidos en algún momento de nuestra existencia y que ahora se presentan de nuevo ante nosotros para ser explorados, reconocidos e integrados. 


Siendo un signo jovial y bonachón es natural que durante este plenilunio experimentemos la necesidad de reír y llenarnos ilusión, esperanza y optimismo. 
No obstante, no siempre es fácil mantener este estado de ánimo de forma fluida y constante, máxime cuando ciertas fricciones internas y/o externas se ponen de manifiesto.


En este caso, tales fricciones serán expresadas a través de las cuadraturas de las que participa la Luna llena sagitariana con los planetas Ceres, Marte y Neptuno, los cuales se encuentran actualmente en conjunción en el sensible, profundo y complejo signo de Piscis.


Esto puede traducirse, por ejemplo, en un sentimiento de vulnerabilidad e impotencia, así como en una profunda rabia que puede acabar siendo expresada de manera confusa y/o solapada a través del dolor, las lágrimas e, incluso, algún bajón emocional o depresión. La culpa, la desilusión y hasta sentimientos de pérdida, abandono y/o soledad, pueden estar vinculados a este estado y propiciar un deseo de evasión que puede ser expresado de diferentes maneras.


Sea como sea, esta profunda rabia, impotencia y/o sensación de vulnerabilidad e indefensión entrará en conflicto con la necesidad de disfrutar, de reír y de expandirse propia de la Luna en Sagitario.


No es fácil experimentar la alegría en nuestro interior y ver la vida de forma optimista y despreocupada cuando circunstancias complejas y desmotivantes nos desbordan, por ello, el reto será mantener el entusiasmo y canalizar esas energías disonantes aprovechando el impulso de nuestra sensibilidad a través de la inspiración artística, la espiritualidad, del activismo por los más necesitados o de cualquier actividad o acción guiada por la compasión, entendida como amor incondicional.


También podremos explorar nuestras emociones a través de los sueños y la imaginería como forma de comprender mejor nuestros conflictos interiores.

Como siempre, la aceptación y el amor incondicional serán de gran ayuda en este proceso.


Es posible también que la alegría y el buen talante se acaben imponiendo y esa rabia e impotencia se diluyan o desvanezcan fruto de un acto consciente de nuestra voluntad por trascenderlas, aunque también podría ser que nos refugiemos en las emociones sagitarianas, tan agradables y reconfortantes, como medio de evadirnos de nuestro dolor y frustración, reprimiéndolos, lo cual no es nada sano pues podrían manifestarse de alguna otra manera, como puede ser de forma somática o a través de pesadillas, o simplemente reaparecer en cualquier momento reclamando ser sentidos, experimentados y, sólo entonces, trascendidos.


Sentir es sanar y, si no lloramos nuestra rabia, si no la sentimos profundamente y la sublimamos de alguna forma, como puede ser a través del arte inspirado y/o la espiritualidad, tal como demanda la energía de Marte en Piscis, sintiéndola, aceptándola y diluyéndola, esta seguirá allí, en un nivel profundo, esperando sigilosamente como un tiburón para atacarnos de alguna manera.


Pero esto no es todo, pues el Sol y Venus, actualmente retrógrado, se encuentran en conjunción en el signo de Géminis y, además de encontrarse opuestos a la Luna, también están en cuadratura con Ceres y Marte, y el Sol además con Neptuno, en el signo de Piscis, formando así, entre todos, una T Cuadrada, en la que el eje geminiano de la oposición servirá de escenario a la acción y expresividad solar y a la energía femenina, sociable y artística de Venus a través las ideas, el movimiento, la información y la comunicación.


Puede ser un momento de importantes revelaciones relacionadas con la pareja y/o las relaciones, de hablar sobre temas importantes que quizá estaban aparcados y es importante retomar y revisar. También es muy probable recibir llamadas, escritos o noticias de amores del pasado.

Es tiempo de revisión acerca de nuestra comunicación y complicidad con la pareja y de nuestras ideas sobre el amor y las relaciones. 

Por otra parte, es un tiempo ideal para rescatar ideas vinculadas a talentos artísticos, y reconectar con el arte literario, así como con todas aquellas formas de expresión artística donde la comunicación o el movimiento jueguen un papel preponderante.


No obstante, las cuadraturas de Venus a Ceres y Marte también pedirán aquí un esfuerzo extra o salvar algunos escollos para hallar la inspiración que precisamos para expresarnos de forma más bella y sublime, así como también para encontrar las palabras más adecuadas a la hora de expresar y demostrar nuestros sentimientos y al desenvolvernos socialmente.


Puede que nos sintamos más vulnerables ante las opiniones de los demás y, en especial, de la pareja, y reaccionemos evadiendo la comunicación, o bien, que seamos nosotros mismos quienes, de alguna manera, toquemos de forma intrusiva o con poco tacto la fibra sensible del otro de tal del manera que generemos cierta fricción o incomodidad y este acabe evadiéndonos o reaccionando de forma confusa o dramática.


En otro orden de ideas, las disertaciones filosóficas estarán a la orden del día, así como desacuerdos y/o discusiones por temas políticos, religiosos, culturales, educativos o artísticos.


Venus retrógrado en Géminis, por su parte, también nos llevará a revisar la relación con nuestros hermanos, a ahondar en el amor que nos une a ellos y ser más demostrativos al respecto.


La necesidad de expansión y el ánimo aventurero de la Luna sagitariana puede llevarnos a desear embarcarnos en algún viaje, proyecto o aprendizaje, sin embargo la tensión representada por la T cuadrada puede hacer que se presenten ciertos obstáculos que debamos salvar para darles curso o simplemente que resulten inviables en el momento actual y debamos esperar un poco a que las condiciones sean más favorables, aunque también podría suceder que nos viéramos forzados a viajar por circunstancias algo confusas y/o dramáticas.


Júpiter, dispositor de esta Luna, por su regencia sobre el signo de Sagitario, se encuentra retrógrado en el pragmático signo de Capricornio, ralentizando y limitando cualquier ansia de expansión, es momento más bien de reorganizar y reprogramar todo lo relativo a proyectos, viajes y estudios.


También es una excelente oportunidad para retomar proyectos del pasado que será preciso reestructurar para poder darles una forma más congruente con el momento actual. Sería buen momento, por ejemplo, para reformar la estructura del sistema educativo adaptándolo a los nuevos tiempos. En este sentido, no será de extrañar que muy pronto veamos cambios al respecto.

Así mismo, saldrán a revisión asuntos políticos, culturales, migratorios, religiosos y morales.


Como actual dispositor de Júpiter, Saturno, ahora emplazado en el signo de Acuario, y también retrógrado, nos invita a una revisión de las normas y estructuras con la intención de generar cambios, reinventando todo aquello que pueda estar caduco.


Es momento de liberarnos de ciertos paradigmas limitantes y castrantes pero primero es preciso que esa liberación ocurra dentro de nosotros mismos, que despertemos a una nueva visión de la “realidad”, que nos liberemos de limitaciones autoimpuestas, de bloqueos internos que precisan ser desarticulados, para situarnos en un marco más libre, abierto, fraternal y humano. Sea como sea, las estructuras se estarán replegando de alguna manera, preparándose para dar un salto cuántico.


No obstante, Saturno en Acuario también trae consigo limitaciones y restricciones a nivel colectivo, pero es precisamente esto lo que puede detonar el espíritu de rebeldía acuariano ante las normas, el sistema y la autoridad.


Tales restricciones empujarán a mucha gente de vuelta a la naturaleza, así como a formas alternativas de generar recursos y procurar su estabilidad y economía, ya sea de forma individual o colectiva (no olvidemos que Urano, dispositor de Saturno por su regencia moderna sobre el signo de Acuario, sigue su tránsito por el signo de Tauro).


Y es que el sistema está colapsando, recordándonos la carta de la Torre una carta de crisis, de cambio radical, de ruptura de estructuras, todo lo cual conduce a una liberación. Será tiempo de caos creativo, así que toca innovar y reinventarse si se quiere tener algo de seguridad en este tiempo de cambios contundentes.


La dinámica energética del actual plenilunio también incluye un trígono de la Luna llena en Sagitario a Lilith y a Quirón, que aún se encuentran en conjunción, aunque ya separativa, en el individualista y aguerrido signo de Aries, así como un sextil del Sol en Géminis a Lilith, y de Venus, también en Géminis, a Lilith y a Quirón. Esta configuración energética facilitará el sanar la herida del aislamiento personal e, igualmente, impulsará la lucha y la rebeldía inspirada por asuntos de tipo cultural, político o religioso, como resultado de una violenta herida que repercutirá en alguno de estos ámbitos, la cual pide a gritos ser explorada por medio de una comprensión más amplia y de un activo diálogo.


Será pues una Luna llena especialmente intensa, como es propio de las Lunas en signos de fuego, como lo es Sagitario, un signo que siempre portará la esperanza como bandera, tan necesaria en este caso ante una dinámica energética bastante tensa y caótica, que amenaza con hacer naufragar nuestro ánimo pero que también nos impulsa a luchar y salir adelante con ilusión, así como también con el optimismo y el buen talante que este signo propone.

 
nathacha-oura

Nathacha Oura
Consultora de Astrología y Tarot
http://nathachaoura.blogspot.com.es/


One thought on “Luna Llena en Sagitario 2020 y Eclipse Lunar Penumbral


CURSO DE ASTROLOGÍA GRATIS
Aprende Astrología con nuestro Curso de Iniciación
Recibe nuestras lecciones por email
Si detectamos que no abres nuestros correos, te daremos de baja automáticamente.