Luna Llena en Sagitario

Tendrá lugar el martes 2 de junio de 2015

sagitario

En esta lunación nos encontramos ante una de las Lunas llenas más motivadoras, pues tendrá como escenario un signo que representa la amplitud de miras, el impulso hacia lo desconocido, el espíritu de aventura y el entusiasmo, es la expansiva Luna Llena en Sagitario.

Ella nos abrirá los caminos que de alguna manera estuvieron un poco velados, nos mostrará una perspectiva más amplia en aquellas áreas de nuestra vida en las que su energía se despliegue.  Y así será porque esta luna nos hará contactar con ese sentimiento de confianza en el proceso de la vida, y ello es un poderoso talismán emocional que derriba automáticamente cualquier miedo o barrera que la mente haya podido levantar.

Y es que Sagitario es el signo de la mente abstracta, superior, la que va más allá de la mente ordinaria y, por ello, entiende el orden secreto de las cosas, la geometría sagrada oculta, incluso, en el caos aparente, por esto confía, fluye, a sabiendas de que hay una razón de ser que va más allá de lo aparente en todo cuanto sucede;  este es el signo de la fe.

Este signo siempre ve más allá, es el eterno viajero, que va en búsqueda de un sentido superior de las cosas y lo hace porque confía en que tal sentido existe y ello lo impulsa siempre a seguir adelante, con una actitud optimista y con la mejor de sus sonrisas, que mantiene incluso ante la adversidad.

Así que esta es la Luna de la esperanza, de los sueños y la apertura mental.  Los ideales que impulsan nuestra vida florecerán de nuevo, mostrándonos renovados y nítidos matices y ese sentimiento de un que todo empieza a cobrar sentido comenzará inundar a aquellos que llevan tiempo embarcados en su búsqueda interior, propiciando lo que acabará siendo más bien un reencuentro, una reconexión, un reconocimiento con aquello que, pareciendo estar muy lejos, en realidad siempre estuvo dentro de nosotros mismos, esperando a ser redescubierto.

Y es que aquello que encontramos afuera, que nos parece extraño, diferente, lejano o ajeno, es en realidad un fragmento de nosotros mismos que aún no hemos reconocido e integrado.

Sagitario es el signo que nos impulsa a ello, es el arquero que apunta con su flecha a las lejanas estrellas con la plena intención de llegar a alcanzar su brillo, siendo capaz de llegar lejos en ese cielo exterior que representa el viaje de la vida, tanto como se disponga a viajar en su cielo interior, pues todo aquello a lo que aspira conocer ya habita también dentro de sí;  cuando Sagitario comprende esto, florece su gran Sabiduría, pues se reconoce como un viajero al encuentro de sí mismo en todo aquello que contacta en su viaje.

Está abierto a aprender y por ello desarrolla también la capacidad de enseñar, porque realmente ha integrado el conocimiento como algo propio que le es inherente y entonces es capaz de acceder a la fuente de la sabiduría que reside en todo lo existente, porque comprende el sentido superior que habita en todas las cosas, desde lo infinitamente grande hasta lo infinitamente pequeño.

No en vano, este es el signo regente de los filósofos, profesores y maestros de sabiduría, así como de los estudiantes universitarios, aquellos que van en pos de la sabiduría y/o de un conocimiento superior.

Babaji_aaa

También representa a todos aquellos que de alguna forma buscan abarcar un campo de acción mayor, a aquellos guiados por el espíritu de aventura, quienes se sienten atraídos por lo lejano y exótico, por ello es el signo de los viajeros y exploradores.

Es regente también de los políticos, los religiosos, los buscadores espirituales, todos aquellos en los que la fe es la que guía el propósito y el impulso hacia algo mayor y desconocido es el que marca la pauta de acción y de alguna manera introduce a la persona es una especie de espiral de ascensión que le conduce a abarcar un número cada vez mayor de personas, lo cual muchas veces representa llegar a la esfera pública, pues este es el signo de la popularidad.

También está muy relacionado con los profetas o videntes, aquellas personas que ven más allá que los demás y que se arriesgan a predecir acontecimientos, pues vislumbran de alguna manera aquello que aún está por ser manifestado.

Esta Luna es muy importante porque nos puede revelar de una forma más clara la tendencia de este ciclo anual de lunaciones. 

Ella nos desvelará la dirección del barco en medio de esta travesía que emprendimos con la Luna nueva en Aries de este año, que tuvo lugar a mediados del mes de abril.

Dentro de ese gran ciclo de lunaciones, que se abrió con la luna nueva en Aries, este pequeño ciclo actual representado por la presente lunación, que tendrá su máxima expresión con la Luna llena en Sagitario y no es más que el florecimiento de la semilla que nos ofreció la reciente Luna nueva en Tauro, nos alumbrará con mayor intensidad el propósito y nos amplificará la sensación de que no íbamos tan perdidos como podríamos haber pensado.

Todo responde a un orden divino que estamos manifestando como cocreadores en este infinito viaje del Ser hacia sí mismo.

No olvidemos nunca que somos los timoneles de nuestro barco y que todos los vientos que encontremos servirán para llevarnos allí donde tengamos que llegar.

Estamos escribiendo nuestra propia historia, una historia que ya conocemos, sólo que la hemos olvidado, pero estamos recordando a cada paso, en cada inspiración, en cada punto del viaje y en cada “nuevo” puerto.

En realidad estamos volviendo a casa, a la fuente de la cual provenimos, a esas estrellas a las que apunta el centauro.

Cuando la luna está en Sagitario, ciertamente, se experimenta la aspiración de encontrar una casa u hogar, pero la casa para Sagitario es el infinito, la eternidad, por ello se embarca en búsquedas que nunca acaban, pues cuando llega a donde se ha propuesto, siempre hay un destino más lejano que alcanzar.

El concepto de familia para Sagitario es muy amplio y puede llegar a abarcar a mucha gente, tanta como contacte en sus viajes o tanta como exista en el cosmos infinito, así que cuando la Luna, símbolo de la madre, la familia y el hogar despliega toda su luz en este signo, el concepto de de familia se vuelve más amplio.

De alguna forma necesitamos conectar con las personas a un nivel más íntimo sin importar lo lejos que estén, nos volvemos más familiares, pero de una forma muy libre y expansiva, fluyendo de tal manera que nos vamos impregnando el alma de muchos sentires ajenos, integrando en nuestras vidas a esas personas que de alguna manera nos han tocado el alma y que sentimos como parte de nosotros mismos, gente que nos resuena y, por lo tanto, nos es familiar.

Reconocer esa inmensidad que habita en nuestra alma, a través de lo ajeno, de lo aparentemente diferente, de lo lejano, será uno de los objetivos de esta Luna, que nos impulsará a mirar más alto en nuestro interior, a sentir, sobre todo, lo bueno que habita dentro de nosotros mismos, las posibilidades inexploradas que piden ser conquistadas y ver la luz.

Esta Luna que nos hará sentir la necesidad de viajar literal o simbólicamente, nos propondrá, en todo caso, un viaje interior, un viaje a las lejanas tierras de nuestra propia alma.

Viajeros_AAA

El foco de luz o faro que nos permitirá alumbrar ese puerto lejano que nos espera en el alma, será el Sol en Géminis que, con la luz de su razón, la de la mente concreta, incidirá sobre la Luna, símbolo de nuestras emociones que, como un espejo mágico que es, nos devolverá una imagen invertida, la de la mente abstracta, aquella que tiene un orden especial y denota un sentido mayor, pleno de significado.

Habremos, por ello, de estar atentos, expectantes, como cuando vamos mirando por la ventana de un tren, entonces podremos ver algo que estaba allí esperando a ser descubierto por nuestros sentidos internos y externos, pues Sagitario es un signo dual, disfruta tanto de la parte sensorial que le conecta a la tierra y a sus necesidades más instintivas, como de la parte más sutil de las cosas y los seres, esa parte espiritual, celestial o divina que sustenta y se expresa a través de todo cuanto existe.

El paisaje a explorar serán nuestras emociones y el templo que visitaremos en nuestro viaje será nuestra propia alma, allí encontraremos una gran belleza que quizá habíamos olvidado que existía o que intuíamos que existía pero aún no habíamos atinado a alcanzar.

La Luna, al representar las emociones, nos mostrará en este signo una tendencia a estar optimistas, alegres y confiados ante lo que se nos presente y tenderá a envolver el ambiente general en una atmósfera jolgorio e, incluso, cierto desenfreno, pues este signo se da a fácilmente a los placeres mundanos. 

No será raro que en esta luna llena nos excedamos con la comida o con alguna forma de disfrute sensorial.  Digamos que no es el mejor día para aquellos que quieren dejar algún vicio, como el beber o fumar.

Mucho se dice que este tipo de costumbres son formas de tapar y/o suplir emociones, saciar carencias, etc.  La Luna llena en Sagitario, es como un saco sin fondo emocional y no es raro que sienta el impulso irrefrenable de llenar esos inmensos vacíos, al menos es así hasta que hace conciencia de cuan plena está, todo aquello que buscamos para saciar nuestros anhelos y aparentes carencias, ya está dentro de nosotros mismos, esperando ser reconocido.

Y ha llegado el momento de analizar en detalle esta lunación y, especialmente, la dinámica energética que acompaña a esta Luna llena en Sagitario.

Al igual que recientes lunaciones, esta lunación ha tenido un comienzo atípico, en lugar de comenzar con el novilunio o luna nueva en el signo de Géminis como es lo habitual para una lunación que tiene su plenilunio o Luna llena en Sagitario, ha tenido comienzo con la Luna nueva a finales del signo de Tauro, concretamente en el grado 26º, donde se ubica una estrella fija de naturaleza infausta llamada Algol, correspondiente a la cabeza de la Medusa, en la constelación de Perseo;  esta estrella es considerada la más maligna del cielo, así que el comienzo de esta lunación está marcado por su impronta.

No obstante, esta lunación tiene su plenilunio en Sagitario, un signo que nos remite a la abundancia y la expansión, de naturaleza bondadosa, alegre y optimista.  Esto nos puede hacer deducir que alguna situación negativa, algún disgusto o dificultad que parecía significar la destrucción de algo o amenazar con degenerar en un grave peligro, al final acabe siendo una bendición camuflada o resolviéndose, haciéndonos sentir aliviados.

Otro gallo cantaría si la Luna llena hubiese caído en Escorpio, teniendo como comienzo una Luna nueva sobre Algol, pero el cosmos lo ha escrito todo del tal manera con las lunaciones atípicas de este año que le ha tocado a la Luna llena en Sagitario desplegar el máximo potencial de los sucesos generados a comienzos de esta lunación.

Esta Luna llena, no obstante, nos planteará ciertos retos a superar, pues formará parte de una figura de aspectos de naturaleza tensa, la famosa T cuadrada, en la que intervienen dos tipos de aspectos tensos, la cuadratura y la oposición.

En este caso, nuestra espléndida Luna llena en Sagitario, iluminada por el Sol en Géminis, se encontrará no solamente en oposición al astro Rey, como es natural al tratarse del plenilunio, sino que también recibirá de frente las energías de Marte y Mercurio, quienes estarán formando un stellium junto al Sol en el polifacético e inquieto signo de Géminis.

Esta triple conjunción en este signo, nos llevará a un estado de cierta inquietud o ansiedad que, aunado a esa Luna en Sagitario que les hace oposición se traducirá más bien en ese tipo de ansiedad especial que se siente cuando algo muy grande está a punto de suceder;  no tiene porque ser nada malo, pero sí una especie de movimiento muy impulsivo que nos conducirá hacia la apertura de un horizonte nuevo, de situaciones desconocidas o experiencias expansivas y positivas que nos pueden hacer sentir esperanzados, motivados y plenos.

Incluso si surgiese alguna discrepancia en nuestro entorno, cosa que puede ocurrir con este stellium formado por Marte, Mercurio y el Sol en Géminis, en ese empeño egóico de imponer la razón que puede suscitar tal combinación, nuestro ánimo se mantendrá en alto y se impondrá el buen talante, las risas y una forma filosófica de abordar cualquier asunto, aunque también puede surgir alguna actitud arrogante, en aquellos que creen que todo lo saben y que quizá han olvidado que están aprendiendo como todos los demás.

No en más sabio quien más sabe, sino quien tiene la humildad de reconocer su desconocimiento, pues ella le abrirá la puerta a nuevos aprendizajes y ampliará cualquier saber que ya posea.

La sabiduría es infinita, por ello nunca dejamos de aprender, sólo somos canales para su manifestación en la medida en que nos mostramos receptivos y expansivos, como esta Luna, que si de algo tiene sed es de aprender y en la misma medida de enseñar, así que es momento de activar nuestra máxima receptividad, ser todo oídos, como el Buda, quien con sus grandes orejas muestra su disposición hacia el saber.  Quien no escucha no aprende.

Gold Buddha

Cerrando la cuadratura T, tenemos a Neptuno en Piscis, ese planeta nebuloso, que bien nos puede conducir a la sutileza de las más elevadas inspiraciones como al caos y la confusión, mostrándonos su energía en estado puro al estar en su propio signo.

Al formar el ápice o punto focal de esta cuadratura en T en la que participa cuadrando, por un lado, a la Luna en Sagitario y, por otro, al Stelium, Sol, Mercurio, Marte, puede ser que lo que nos impulse a iniciar el movimiento expansivo que presentará esta luna o las discusiones o debates que puedan llegar generarse esté relacionado la necesidad de dar un sentido al caos existente.

No será raro que todo esto esté muy vinculado a temas políticos, filosóficos o religiosos.  Hay un nuevo panorama que evaluar, se abren nuevos horizontes y hay muchos reajustes que hacer, se necesita una mayor disciplina y organización si queremos que todas las piezas del puzzle encajen bien y sea posible una sinergia constructiva, que impida que se diluyan los esfuerzos.

No olvidemos además que Mercurio está retrógrado y que hemos de reflexionar sobre las decisiones tomadas o a tomar, más que emprender de golpe cualquier iniciativa.

Es un momento apropiado para la reevaluación y revisión de acciones recientes, con el fin de que cuando empiecen a andar las cosas se encaminen hacia donde realmente queremos y no sean desviadas por aquellos que podrían intentar confundir el propósito y desvirtuar el sentido inicial de cualquier lucha o propuesta de acción, para sacar tajada.

Debemos estar especialmente atentos respecto a aquellos políticos que prometen lo que ya saben que no van a cumplir, antes bien sus promesas podrán producirnos más risa que esperanza.

El poder está en nosotros mismos, en reflexionar sobre los pasos a dar para salir ya de la matrix que han generado quienes quieren mantenernos alejados de nuestro propósito evolutivo y, así, emprender las acciones necesarias para ir un poco más allá; de nosotros depende que todo mejore para nosotros mismos, para nuestras familias y para la gran familia humana de la cual formamos parte.

Habrán, no obstante, nuevos liderazgos que han venido demostrando con hechos reales su esfuerzo y dedicación por dar solución a las necesidades más acuciantes de la población y que nos ofrecerán un respiro de esperanza y una sensación de que no estamos tan solos en nuestra luchas cotidianas.

Neptuno cuadrado a Mercurio propende a engaños, favorece a timadores y ladrones, así que, aprovechemos que está retrógrado y revisemos la letra pequeña ante cualquier propuesta, esto nos evitará disgustos y desencantos.

Si guardamos la suficiente prudencia y no nos desbocamos como un caballo loco, saldremos triunfantes ante cualquier estratagema.

Seamos estoicos y guardemos buen talante, actuando con el tacto suficiente para conducir bien el carro de nuestros propósitos y que nuestros proyectos puedan florecer a la luz de esta Luna sin mayores percances, para ser puestos en marcha cuando Mercurio vuelva a ponerse directo de aquí a poco más de una semana.

Con Mercurio retrógrado también es buen momento para enmendar errores relacionados con la comunicación y temas comerciales, corregir textos, así como reconciliarnos con algún hermano o amante, pero hemos de ser muy objetivos pues con la cuadratura a Neptuno, las cosas estarán poco claras, estamos propensos a malentendidos y equívocos. 

Corregir_AAA

Aunque el amor incondicional debe llevar la batuta, no permitamos que un exceso de confianza nos nuble el juicio y apliquemos también una buena dosis de raciocinio y reflexión, que nos permita actuar de forma justa no sólo con quienes nos rodean sino también con nosotros mismos.  La actual T cuadrada nos plantará este reto.

También es posible que nos cueste tomar decisiones, que nos sintamos ante compromisos muy grandes que requieran una actitud de total receptividad y concentración y que ello nos genere cierta inseguridad, que nos haga flaquear un poco, aquí sólo la fe es la que puede ayudarnos.  Confiar en ese sentido superior de las cosas que enarbola esta Luna y en que todo el proceso está siendo guiado por las fuerzas superiores de ese cosmos que habita no sólo afuera sino dentro de nosotros.

Así que es momento de confiar en nosotros mismos, en nuestra intuición y disponer de los talentos y recursos que posemos, sobre todo aquellos de tipo intelectual, que nos permitirán desplegar desde nuestras propias reflexiones internas todo aquello que necesitamos para salir adelante y que nuestros propósitos tengan un alcance mayor.  A veces, incluso con poco, se puede hacer mucho, todo depende de cómo lo gestionemos.

Esta Luna llena, enmarcada en esta configuración marca un buen momento para revisar proyectos, publicaciones, ponencias y temas de estudio y comenzar a repasar apuntes para obtener mejores resultados de estos y mayor proyección.

Por otra parte, para mantener el ánimo a flote ante cualquier adversidad y reforzar el espíritu de fe y optimismo de esta Luna contaremos con la asistencia de un trígono entre la Luna en Sagitario y Júpiter en Leo.  Al ser, además el dispositor de esta Luna, es decir, el planeta regente del signo en el que ella se encuentra, tiene una especial importancia pues mostrará cómo se redireccionará la energía de la misma.

Y qué decir que, con Júpiter en el signo de Leo y este trígono, muy favorable, a la Luna, amplificará el entusiasmo, la alegría y el espíritu bonachón de la misma;  estaremos, en general, más optimistas y festivos y, también, más generosos.

Como aspectos colaterales tendremos el aún presente trígono entre Urano en Aries y Júpiter en Leo, favoreciendo la apertura a nuevas posibilidades de expansión y el impulso a salir de la zona de confort y revitalizar nuestras aspiraciones creativas con un gran entusiasmo.  Este aspecto es muy rejuvenecedor, en el sentido de que nos hará sentir una especie de locura creativa, ganas de reinventarnos y proyectar cosas nuevas.

Peter-Pan-To-Neverland_AAA

Es un trígono que resuena mucho con la imagen de Peter Pan y que nos propone mantener despierto ese niño interior que quiere jugar y siempre está buscando algo nuevo que lo defina, así como nuevos territorios que conquistar.

Así que, ¡al infinito y más allá!… Mientras más creativos nos mostremos respecto a nuestros sueños y proyectos y los disfrutemos de forma fluida y desenfadada, se nos abrirán más puertas, como si de un fractal se tratase, como si la vida misma se expandiera a través de nuestros sueños, expresando así, en algún sentido, o en muchos, nuestro propósito vital.

Por otra parte, tendremos un trígono entre Saturno retrógrado a principios del signo de Sagitario y Venus a finales del signo de Cáncer, que nos invitará a reorganizar el sentido de nuestras relaciones en la medida de nuestras necesidades afectivas más acuciantes.

También es posible que reevaluemos los límites a establecer para dar un marco de seguridad a esas relaciones sin que se excedan los límites del respeto a nuestro espacio propio, pues Venus en Cáncer tiende a cierto sentimiento de dependencia de la pareja, así que será necesario buscar la armonía en este sentido.

En todo caso con Venus en este signo anhelamos la intimidad con la pareja, así que no sería raro, al estar en trígono a Saturno en Sagitario que estemos replanteándonos proyectos en común que conduzcan a lograr una mayor intimidad y compenetración, como podría ser un viaje o la búsqueda de un hogar en común.

Igualmente es buen momento para reforzar la confianza en la relación y los lazos de intimidad, acentuando el afecto mutuo.

Venus, a su vez, estará formando trígono con Quirón en Piscis, encontrado a través de las relaciones una forma de expresar nuestra capacidad de sanar por medio del amor incondicional en la medida en que arropamos a la pareja con nuestro afecto, receptividad y comprensión ante cualquier sufrimiento que esta pudiera tener en estos momentos, aunque quizá en el intento podamos salir heridos, pues experimentaremos un sentimiento de empatía tal que nos puede llevar a sentir su dolor como propio.

Lilith en Virgo en oposición a la conjunción entre Quirón y Vesta en Piscis mantendrá muy activo el tema de las reivindicaciones laborales, ante una clase obrera cada vez más aplastada y cansada ya de tanto sacrificio sin sentido.  Ha llegado el momento de organizarse para lograr que las clases oprimidas encuentren un alivio ante el caos que se ha generado y mantengan la fe que les permita resistir.

huelga_movistar_telefonica_AAA

En otro orden de ideas, también nos conducirá a interesarnos más en la sanación a través de terapias alternativas.  De igual manera, aquellos más espirituales, se sentirán más atraídos que de costumbre hacia la parte ritualística, fusionándola con el espíritu devocional, aunque algunos quizá se resistan a hacer las cosas como normalmente se acostumbran en los rituales tradicionales y busquen su propio orden, rehuyendo a la perfección de las formas y buscando vías más intuitivas y sutiles de conexión.

Al estar la Luna llena en Sagitario podemos enfocar los rituales en solicitar toda la abundancia que queremos manifestar en nuestras vidas, luz para nuestros proyectos y así mismo, en bendecir y agradecer nuestra abundancia, todo lo bueno que hay en nuestras vidas, bendecir la familia y el hogar, de esta manera, pondremos nuestra intención en sintonía con el cosmos para cocrear con este mejores posibilidades para nosotros mismos y nuestros seres queridos.

Por otra parte, aún seguimos con la cuadratura entre Urano en Aries y Plutón en Capricornio, instándonos a seguir transformando nuestras estructuras y despertando más. 

Toda transformación repercutirá en un mayor progreso.  Aunque tendremos que lidiar con las resistencias de aquello que en nosotros se niega a morir, si acentuamos el trabajo interno se abrirán nuevas puertas para nuestra autotransformación.

Las amistades y grupos de personas con los que interactuemos cumplirán un papel muy importante en este proceso, así que es importante rodearnos de aquellos seres despiertos que puedan impulsarnos, de alguna manera, en nuestro desarrollo.

No quiero cerrar este artículo sin desearos a todos una feliz y plena Luna llena en Sagitario, que os revele con mayor intensidad el sentido de vuestra existencia, que quizá sea algo tan relativo y mutable, como el mismo paisaje de este viaje llamado vida, sepamos disfrutar del recorrido y vivir el momento presente con la fe de quien confía en que cada paso que da es sagrado y por tanto el mejor que podría dar… Todos tus caminos te conducirán a ti mismo, infinito, como eres, siempre será una hermosa aventura sumergirte en tu alma y descubrir tu inmensidad. 

Disfruta tu plenitud y el sentido aparecerá a cada paso que des, pues eres lo que busca y lo buscado y aquello que anhelas encontrar ya lo eres, sólo queda que lo reconozcas y lo expreses cada día más.


nathacha-oura
Nathacha Oura

Consultora de Astrología y Tarot

http://nathachaoura.blogspot.com.es/

4 thoughts on “Luna Llena en Sagitario

    • Hola, Horacio, la lunación es todo un proceso que comienza con la Luna nueva, tiene su florecimiento en Luna llena y en menguante cosechamos toda la impronta de esa lunación. Cada Luna llena es muy importante porque en ella florece el propósito de esa lunación y vemos con mayor claridad lo que ese ciclo quiere enseñarnos y lo que hemos sembrado y regado en el mismo, así que la luna llena viene siendo el climax de un ciclo lunar, pero su desarrollo previo y posterior también es importante.

      En nueva tiene comienzo un nuevo propósito o intención, en creciente se desarrollan unos acontecimientos, en relación a ese propósito y que van encaminados a florecer o ver su climax en luna llena, la cual representará de alguna manera lo que ha florecido, la energía que ha derivado de la semilla que se sembró en la luna nueva.

      Cierto es que la influencia más intensa de la luna llena se percibirá en ese momento, pues ella además estará asociada a otros aspectos astrológicos que sucederán en el cielo en ese momento tan señalado, pero su impronta derivará en un desarrollo posterior, hacia un desenlace que acaecerá durante la fase menguante que es cuando, por decirlo así, recogeremos los frutos de ese ciclo lunar.


Ya disponible el MÁSTER EN ASTROLOGÍA KÁRMICA 2: PLANETAS RETRÓGRADOS COMPRAR
¡Últimas Plazas! reserva ahora para nuestros eventos en MÉXICO Reservar
CURSO DE ASTROLOGÍA GRATIS
Aprende Astrología con nuestro Curso de Iniciación
Recibe nuestras lecciones por email
Si detectamos que no abres nuestros correos, te daremos de baja automáticamente.