Luna Llena en Tauro 2015

Esta lunación se dará el próximo martes 27 de octubre

image-81505

Esta lunación tuvo comienzo en el signo de Libra, con una oposición entre la conjunción Sol/Luna (luna nueva) y el planeta Urano, sembrando la semilla de nuevas relaciones e interacciones que, de alguna manera, nos sacudirán o darán un giro a nuestras vidas, o bien, nos abrirán múltiples puertas o posibilidades inesperadas, las cuales pueden ver, de alguna manera, su florecimiento en torno a la próxima Luna llena que tendrá lugar en el terrenal signo de Tauro.

Tauro es el signo de la tierra labrada, que se prepara para recibir la semilla, que evolucionará bajo esta dando así origen a un nuevo período de cosecha.

Este signo, simbolizado por el toro, representa, por un lado, la fuerza, el trabajo, la paciencia, necesarios para materializar algo y, por otro, la tranquilidad, la paz, el merecido descanso del guerrero.

Tauro es, entonces, un signo tenaz, esforzado, pero que también concede gran importancia al descanso, al detenimiento, a ese necesario momento de solaz en el cual poder recrearse en lo obtenido con su esfuerzo y disfrutar sensorialmente de la belleza de aquello que ha sido generado, pues este es el signo más sensual de todos y necesita experimentar el brillo y la calidez de la creación, la potencia misma de la vida, a través de sus cinco sentidos.

Su forma esencial de comunicarse con el mundo es palpándolo directamente, sintiendo, degustando, tocando, quizá con un grado de sensibilidad mayor que otros signos, pues su fuerte es el cuerpo físico, con el cual se siente extremadamente identificado, mucho más de lo que se sentiría un signo de agua, que se identificaría más con su mundo interior, o un signo de aire, que lo haría con las ideas e interacciones sociales.

Así, Tauro, puede ser tanto el trabajador incansable, como el sibarita que disfruta de la buena mesa y la consecuente siesta en un cómodo sofá o en algún parque, pues el medio natural y, especialmente, el cesped le encanta.

Al igual que un buey, podemos verlo, entonces, arduamente aplicado en una faena o descansando plácidamente sin inmutarse por lo que ocurre a su alrededor.

Quizá esto encuentre su punto de equlibrio en la consabida ley de economía: “el máximo beneficio con el mínimo esfuerzo”, y es que Tauro es de los signos más productivos que hay. Para este el contar con recursos y ser capaz de generarlos es esencial, pues la seguridad material es algo a lo que concede especial importancia.

No es de extrañar que Wall Street tenga entre sus símbolos a un toro.

Tendremos pues una Luna llena enfocada en lo material, en lo pragmático, en lo sensorial, en la belleza, la sensualidad, la naturaleza y los recursos y posesiones en general, ya se trate de dinero, alimentos o cualquier cosa que para nosotros tenga un valor y que, de alguna manera queramos preservar, aprovechar e, incluso, multiplicar.

toro-embistiendo-nueva-york-515x415

Es una luna para prestar especial atención a aquello que es valioso para nosotros, así como a los regalos y frutos que la vida nos ha concedido, teniendo en cuenta el sentimiento de merecimiento, aquello que obtenemos es el resultado de un esfuerzo o labor, ya sea de esta u otras vidas, nada es gratuito, cosechamos lo que hemos sembrado.

Cuando la Luna está en este signo, estamos más receptivos ante las recompensas que la vida nos provee, más abiertos a recibir y nuestra sensación de merecimiento se hace más patente.

Es, entre otras cosas, un momento ideal para enfocar el trabajo interior en el tema del autoestima, revisar y reforzar, si es necesario, ese sentimiento de amor propio y valoración personal, lo cual fomentará nuestra seguridad interior, que es una de las necesidades fundamentales de la Luna en este signo.

Otro punto a destacar de este signo es su belleza y su sensualidad, es un signo del erotismo, del cuerpo, de la belleza natural, esa belleza pura, genuina, que se manifiesta en la naturaleza a través de sus creaciones, los árboles, las flores, los cuerpos desnudos o ataviados con tejidos naturales, son todos ejemplos de la belleza representativa de Tauro, un signo sumamente creativo, colorido, inclinado al arte y el disfrute de los placeres de la vida.

Es durante la era de Tauro que tiene lugar el florecimiento una de las civilizaciones, sino la más, esplendorosa, la civilización egipcia, marcada por el eje Tauro – Escorpio, observando en ella la fortaleza, belleza, sentido artístico, sensualidad y perdurabilidad de Tauro y el lado esotérico y misterioso de Escorpio, en su atracción por la magia, lo iniciático, la muerte.

Museo-de-El-Cairo-en-Egipto

El signo de Tauro tiene además una gran relevancia en la tradición iniciática, preservadora de los grandes misterios de la humanidad, pues en él se encuentra una de las cuatro estrellas regias de la tradición, Aldebarán, en el ojo del toro.

Lo vemos presente, incluso, en los arcanos del Tarot, concretamente en el arcano X, La Rueda y el arcano XI, El Mundo, como uno de esos cuatro signos fijos que resguardan sus figuras centrales, representando, en su caso, el dominio del plano físico o material.

También está muy relacionado con el arcano III, La Emperatriz, que representa la imagen de la Venus Pandemus y Genetrix, es decir, Venus como arquetipo de la belleza mundana y como generadora de vida; es una carta representativa por excelencia de la creatividad y la belleza tanto de Venus en su aspecto más terrenal, como del signo de Tauro.

Tauro es el signo de exaltación de la Luna, donde, de alguna manera, se ve fortalecida y sus cualidades se ven potenciadas.  En este sentido, la Luna en Tauro, en general, potencia su cualidad fértil, acogedora y sensible, a no ser que se encuentre con alguna estrella nefasta, tal como lo es Algol, situada en el grado 26, que ya dará un matiz menos agraciado e, incluso, negativo a su expresión en este signo.

En el caso de esta Luna llena, la misma estará situada a 3° del signo de Tauro, haciendo conjunción a una estrella llamada Sharatan, sobre la cual se nos advierte que, la Luna a su encuentro con esta, podría tender a ocasionar problemas con la autoridad, intrigas y secretos y/o problemas sexuales y también estimular pasión por lo oculto y/o inclinar al crímen.

Claro está que tales tendencias son susceptibles de acaecer, de una u otra forma, especialmente a quien tenga en este punto a su Luna natal o algún otro planeta o punto destacable de la carta, en cuyo caso, la influencia también se combinará y/o matizará con la naturaleza de dicho planeta y de su acción particular con tal estrella.

En todo caso, quizá pueda acontecer algún hecho que ponga a prueba la sensación de seguridad, la autoestima y/o que afecte aquello que para nosotros posea algún valor especial, generando cierta inquietud y desasociego.

Esperemos, en todo caso, que ello no ocurra y visualicemos conscientemente como se armoniza desde ya cualquier circunstancia adversa o desagradable, que sea transmutada por la luz del Sol escorpiano, que es la que iluminará esta Luna llena, que estará recibiendo los rayos solares de un signo por demás intenso, profundo y visceral, pero también sabio y poderoso, así que lo mejor es estar bien empoderados, presentes, profundamente conscientes, para manifestar a través de la Luna llena en Tauro, la seguridad, paz, belleza y confort capaces de paliar cualquier insatisfacción con aquello que tenemos y valoramos.

Quizá es momento de poner en práctica aquello de ver el vaso medio lleno, en lugar de medio vacío.

014-vaso

Aunque nuestra sensación de valoración, satisfacción y seguridad puede ser puesta a prueba, hemos de hallar en el alma, representada por el arquetipo lunar, esa fortaleza, autoestima, empuje, tenacidad y calma relacionada con este signo, que, en todo caso, digiere lentamente las emociones y tenderá a apechugar ante cualquier adversidad y seguir tirando del carro de forma tozuda, con el convencimiento de que es capaz de salir adelante con cualquier carga, faena o situación.

La paciencia también podrá ser puesta a prueba, quizá también esta Luna llena en Tauro, bañada por los rayos del Sol en Escorpio, nos haga experimentar, de alguna forma, esa máxima que reza “Aquello que no nos mata, nos fortalece”.

Es momento pues de fortalecer el alma, a razón de esa transmutación egóica a la que el Sol en Escorpio nos invita.

Neptuno, en trígono al Sol y séxtil a la Luna, estará apoyando este proceso, desde el signo de Piscis, con su energía de autotrascendencia y amor incondicional, aunque también puede aumentar la susceptibilidad y añadir un toque de melodrama, victimismo y autocompasión, quizá nuestro grado de conciencia y/o nuestro actual proceso personal, sea lo que nos incline en un sentido o en otro, siempre podremos elegir si nadar aguas arriba o aguas abajo.

También aunará su sensibilidad a la belleza de los mundos sutiles, a la natural sensibilidad hacia la belleza material y manifestada, activada por la Luna en Tauro, receptiva hacia la belleza externa, física, palpable, pero que también nos puede conducir a palpar la belleza interior que habita en el alma y que subsiste, como un tesoro, esperando a ser descubierta y en la que encontraremos un gran valor a preservar y cultivar.

El Sol escorpiano, por su parte, activará el impulso de descubrir esa belleza y poseerla, hacerla nuestra, pues aún siéndolo ya, hasta que no seamos conscientes de esta, no podremos aprovecharla.

Saturno, desde el signo de Sagitario, en quinconcio a la Luna y en semisextil al Sol, marcará un ritmo lento, gradual y una actitud optimistamente paciente y estóica, que nos permitirá tomarnos el tiempo de indagar con calma en ese tesoro de recursos internos, que propiciarán por su parte una tranformación estructural de nuestros proyectos, sueños e ideales, renovandodando nuestras metas en torno a un sentido más congruente y fiel a nuestras actuales necesidades y motivaciones.

Toda transformación, bien nos reafirma o bien nos rebate el sentido de la vida, altera nuestra prcepción de la realidad y por lo tanto es susceptible de generar un cambio de direción en la vida, en nuestras metas.

51030943c106as131460

La aspiración de una oruga no es la misma que la de una de una mariposa, aunque en ambas hay belleza, pero una tiene alas, mientras la otra aún no las ha desarrollado y el día que lo haga, está claro que ya no aspirará a arrastrarse sino a volar. Mas, si hay aferramiento a nuestra antigua forma de expresión del Ser, ¿cómo podremos volar entonces?

Como aspectos colaterales, tenemos el trígono entre el stelium conformado por Marte, Venus y Júpiter en el signo de Virgo y Plutón en Capricornio, el cual también nos llama a hacer trasformaciones estructurales que nos permitan impulsar nuestros proyectos laborales y mejorar también nuestro estado físico y de nuestros recursos, recordando que en la medida que aprendamos a cuidar mejor de nuestro cuerpo y fortalecernos, así como a optimizar los recursos con los que contamos, seremos más eficaces en la consecución de nuestras metas, siendo capaces de empoderarnos más, en la medida en que el alcance de nuestro impulso se hace mayor, obteniendo mayor prosperidad y proyección.

Es probable también que se presenten viajes de tipo laboral, o interacciones con el extranjero, donde se establezcan asociaciones o sinergias que permitan impulsar la transformación de la estructura empresarial o negocio al que estemos vinculados de alguna manera, o se inicien proyectos de tipo laboral que nos exigan un compromiso mayor, una intensificación del esfuerzo y la disciplina, que permita canalizar un mayor flujo de trabajo y obtener gracias a ello mayor abundancia.

En todo caso, aquellas personas que están trabajando, notarán un incremento de la faena, con el consecuente stress que ello puede acarrear, aún así, todo será cuestión de actitud, Júpiter en Virgo nos invitará a enfocar el trabajo con optimismo y buena disposición, no obstante, al estar junto a Marte, si bien puede hacer que el trabajo se realice de forma rápida y eficaz, también puede propiciar cierta irritabilidad, debida, sobre todo al exceso de faena y junto a Venus, estimular sinergias, pero también, alimentar el espíritu competitivo, entre entre compañeros de trabajo.

Es importante, en este sentido, recordar que el trabajo puede convertirse en un campo de nuevas experiencias y aprendizaje y que la mejor actitud, antes que querer figurar por sobre los demás, es aunar voluntades y capacidades para que esos proyectos que se desarrolan en común vean la luz y generen beneficios para todos; el reconocimiento será un resultado natural de la acción bien realizada y la armonía y cooperación que se establezca entre todos los involucrados ayudará a superar cualquier obstáculo y realizar con éxito nuestra labor.

Venus en Virgo, se encuentra caído, es decir, en el signo opuesto al de su exaltación; digamos que no se encuentra muy cómodo el mismo.

En este sentido y, en el marco del stelium del cual participa en este signo, junto a Marte y Júpiter, podremos notar que el exceso de trabajo puede estarnos generando cierto conflicto con la pareja, pues el mismo absorverá gran parte de nuestro tiempo, exigiéndonos un esfuerzo para gestionarlo mejor y garantizar que en nuestra agenda podamos disponer de un espacio para esta.

mala-comunicacion-pareja

Quizá hemos de recordar que la calidad de los momentos compartidos, los detalles pequeños grandes que podamos tener, el optimismo, la sinceridad y la confianza que podamos transmitir y una actitud diligente y protectora, respecto a la pareja y la relación, pueden reforzar el sentimiento de seguridad respecto a la misma.

Si bien, nuestra faceta laboral es importante, no tiene porque serlo menos nuestra relación y no hay excusa para descuidarla, si realmente queremos estar con alguien, siempre podremos encontrar un tiempo y no como una obligación sino porque nos nace, porque, de alguna manera, queremos compartir nuestra felicidad, abundancia, sueños, esperanzas, así como nuestros temores y problemas con el otro, porque estamos dispuestos a apoyar al otro en sus sueños y a luchar juntos porque nuestros sueños en común se realicen, aunando voluntades para ello.

Otra tendencia que se puede manifestar con este stelium, en trígono a Plutón, es que estemos hipercríticos tanto con nosotros mismos como con los demás y, tal vez, rebuscando demasiado, exigiendonos y exigiendo mayor grado de compromiso.

Esto puede ser positivo en la medida que esas críticas sean constructivas e impulsemos con ellas una trasformación y con ello, una evolución, ya sea propia, agena, de una relación o a asociación, de un negocio, etc., pero hemos de cuidar de no ser demasiado incisivos pues podríamos llegar a hacer daño sin querer, al meter el dedo en la llaga, generarándonos además, de rebote, mayor confusión y cierto sentimiento de culpa, sobre todo cuando Quirón, desde el signo de Piscis, se encuentra oponiendo al stelium en Virgo.

También tendremos una oposición entre Mercurio en Libra y Urano en Aries, marcando un conflicto entre la comunicación y complicidad con la pareja y la independencia y libertad personal, generando cierta inestabilidad en la relación de no conseguir armonizar el espacio propio y el compartido.

Los amigos y/o grupos de los que formemos parte también pueden estar en un lado de la balanza y, de alguna manera, puede que, por alguna razón nos inclinemos más hacia estos, descuidando a la pareja, o viceversa.

Esta oposición también puede marcar mayor tendencia a barajar rupturas en aquellas parejas donde esa armonía entre el espacio personal y el compartido, no se encuentre.

Un buen consejo para este tránsito es fomentar una comunicación abierta, generar la suficiente complicidad con la pareja, que permita que la relación fluya de forma natural, buscar los mecanismos para sentirse próximo y compartir y, por contraparte, también practicar un sano grado de desapego, en aras de que cada uno pueda tener su espacio.

En todo caso, se trata de conciliar ambas facetas, la personal y la de pareja. Otra buena idea, si disponemos de poco tiempo, es integrar a pareja y amigos en alguna actividad común, más allá de los momentos particulares que compartamos con estos.

relacionesdest

Tener en cuenta el sentimiento de amistad hacia la pareja también puede jugar a favor, experimentar que, además de pareja, somos amigos, puede mantenernos unidos, especialmente en momentos difíciles.

No obstante, este tránsito pondrá a prueba más de una relación y, en algunos casos, es posible que se barajen rupturas, sobretodo si sentimos que la pareja nos está descuidando premeditadamente, que, de alguna manera está restándole a la relación momentos de complicidad por falta de interés o porque centra su prioridad en los amigos en detrimento de la relación.

Seamos, en todo caso, prudentes e intentemos resolver estas desarmonías a través de la comunicación.

Miremos en nuestro corazón y valoremos si realmente vale la pena sabotear la relación de esa manera.

Quizá el otro es un espejo que nos está mostrando nuestra propia necesidad no asumida de libertad e independencia. O quizá es que seamos tan diferentes que nos cuesta encontrar ese punto de complicidad, tal vez hemos de recordar entonces que fue precisamente esa autenticidad, esas diferencias e incluso, cierto toque de locura, lo que nos atrajo en principio e intentar reconciliarnos desde esa premisa, reinventando de alguna manera la relación en lugar de detonarla y hacer que salte por los aires.

No obstante, para ello, tiene que haber disposición de ambas partes, después de todo, el amor es cosa de dos.

Plutón en Capricornio en cuadratura con ese Urano en Aries y en trígono al ya mencionado stellium en Virgo, del que Venus participa, añadirá un cierto grado de exigencia y querrá poner a prueba la relación, pues en temas de relaciones Plutón actúa bajo la premisa de todo o nada. Y de alguna manera intentará controlar si siente que el otro se distancia más de la cuenta, generando tensión e incomodidad tanto a sí mismo como al otro, intentando forzar de alguna manera lo que debería fluir de forma natural, cuando siente que, de alguna manera, no ocurre así, pudiendo llegar incluso a obsesionar y romperse la cabeza pensando el porque el otro parece distante, evade el pasar más tiempo juntos, etc.

Es importante buscar la raíz de estos conflictos en las programaciones que desde la infancia hemos recibido respecto a las relaciones, pues estas son los espejos a través de las cuales buscamos sanar antiguas heridas.

Sea como sea, que todo sirva para reconocer y transmutar en nosotros todo el dolor estructural que llevamos dentro, emergiendo con mayor sabiduría acerca de nosotros mismos y de como gestionar las relaciones y, sobre todo, aprendiendo a cuidar más de nosotros mismos, del otro, en la medida que nos corresponda en tanto pareja y de la relación, en un marco de respeto, amor propio y reconocimiento de los límites que nos impedirán hacernos daño.

Blond girl on chair with her hands to her face

Tendremos también la cuadratura entre Saturno en Sagitario y Neptuno en Piscis, generando cierta tensión y conflicto ente los proyectos de tipo material, ya sean empresariales o de otro tipo y nuestro mundo espiritual, a no ser que nuestros proyectos se enmarquen dentro de este, entonces, de alguna forma estas energías se apoyaran mutuamente.

Este tránsito también nos habla de ampliaciones en negocios que puedan generar cierto caos, necesario para que estas puedan levarse a cabo. Para ampliar las formas existentes es necesario diluir parte de estas y generar ese espacio vacío que permita extender las estructuras y dar forma y continuidad a nuestros sueños.

Así mismo, es un tránsito que puede generar o acentuar conflictos religiosos, de fe, así como político sociales.

También puede dar lugar a cierta confunción que ponga a prueba nuestra filosofía de vida y nuestra búsqueda de sentido, así como nuestra faceta vocacional, en aras de una necesidad de autotrascendencia que nos impulsa hacia motivaciones más espirituales.

Para los más pragmaticos esto se manifestará a través de situaciones caóticas que sabotearán sus planes y proyectos.

Las personas de naturaleza más espiritual, artistas y/o bohemios, experimentarán la tensión del lado saturnino que les recordará que, sin disciplina y organización, por mucha inspiración o conexión con los planos sutiles que se tenga, nuestros proyectos y sueños tenderán a estancarse y, por lo tanto, hay que hacerse cargo de estos si realmente queremos avanzar algo en el plano material.

Así sea que se trate, simplemente, de meditar más tiempo, si sabemos que sería positivo para nosotros pero no lo hacemos, estamos retrasando nuestro proceso evolutivo;  no obstante, esto es muy personal y cada alma establece sus ritmos, sus tiempos.  En todo caso, luego no culpemos a la vida de que todo es complicado y caótico.

Es nuestro propio caos el que proyectamos afuera y nuestra propia necesidad de orden también.

Como siempre, la perfecta armonía está en el camino del medio.

Que esta Luna llena nos permita, sobre todo, aprender a apreciar la belleza que mora en nuestro interior, a sentirla, a saborearla, así como también, valorar más nuestros afectos y darnos ese afecto y esos mimos que merecemos, recordando cuan valiosos somos, no tanto por lo que podamos tener, sino por nuestra naturaleza interior.

Aremos la tierra acuosa de nuestra alma para que en ella pueda florecer, a la luz del Sol escorpiano, la semilla librana que sembramos al comienzo de esta lunación…  Quizá sintamos brotar un luminoso loto cuando menos lo esperemos.


nathacha-oura
Nathacha Oura

Consultora de Astrología y Tarot

http://nathachaoura.blogspot.com.es/

Ya disponible el TAROT ASTROLÓGICO MOLINS de 111 cartas Comprar ahora
¡Últimas Plazas! reserva ahora para nuestros eventos en MÉXICO Reservar
CURSO DE ASTROLOGÍA GRATIS
Aprende Astrología con nuestro Curso de Iniciación
Recibe nuestras lecciones por email
Si detectamos que no abres nuestros correos, te daremos de baja automáticamente.