El Sol, la Luna y el Ascendente en la Carta Natal

sol luna ascendente en la carta astral

La tarea principal del hombre en la vida es darse a luz a sí mismo, convertirse en lo que potencialmente es. – Erich From

La Carta Natal es el dibujo que refleja cómo estaba el cielo justo en el momento de nacer. En ella podemos ver las posiciones exactas de donde y como estaban los planetas, los aspectos entre ellos, las casas, los signos del Zodiaco, sus dispositores, etc…

La Carta Natal es una captura del reloj cósmico, la imagen de ese instante en el cielo, es la imprenta clara y precisa que nos ilustra y define las energías que nos viven, nuestra naturaleza, carácter y sobretodo define nuestra misión en la Tierra.

Hoy vamos hablar brevemente y de manera muy simplificada sobre los tres elementos clave de toda carta natal: el Sol , la Luna y el Ascendente.

EL SOL

El Sol, el astro Rey, el padre, es el gobernante esencial, el manantial de luz que irradia nuestra identidad. El Sol es la fuente que nos da vida y calor, es energía creadora que da expresión a nuestro espíritu, es el corazón y la esencia de nuestro ser.

El Sol centraliza, da unidad al conjunto, define nuestra identidad. Engendra y guía nuestra existencia encarnada con su fuego y calor divino hacia la autonomía y la autoconciencia.

El Sol emana identidad, autonomía, creatividad, voluntad y poder.

Todos sabemos el día que nacimos y el Signo del Zodíaco donde tenemos al Sol. Cuando decimos: – de qué signo eres? Estamos hablando de la posición del Sol en nuestra carta natal. Pero somos más complejos que un signo, que un planeta. El signo donde se halle el Sol junto con sus aspectos entre planetas, dispositores y otras consideraciones nos describirán la naturaleza de la individualidad, de ese Yo esencial.

El Sol es el astro más importante a considerar en la carta natal, al igual que lo es de importante para la vida en la Tierra y para el Sistema Solar.

Conocer como es tu Sol, tu luz esencial, te ayudará y facilitará en el camino hacia la autonomía y la autoconciencia, te evitará arduas pruebas necesarias para la integración y maduración de tu Yo esencial.

LA LUNA

La Luna, es la Madre, el niño interior, es el yo emocional, es la la luz refleja que mima, nutre, regenera, protege y da seguridad.

La Luna no posee luz propia pero tiene una brillante capacidad para reflejar la luz que recibe. La Luna va a depender siempre de luz exterior para llevar a cabo su función.

Conocer nuestra luna nos enseñará todo aquello que necesitamos para regenerar, nutrir y sentir seguridad y afecto de forma natural, espontánea y familiar. La luna es la madriguera donde nos recargamos. La luna vela por nuestra protección y la de nuestros amados. La Luna quiere ser cuidada y cuidar de los otros. La Luna es receptiva y pasiva, es amor y ternura, es íntima y familiar. Alimentando nuestra luna evitaremos sentirnos desamparados, descuidados y desprotegidos. La luna es también nuestra sensibilidad, intuición, feminidad y fecundidad.

El signo y aspectos de la Luna nos hablará de nuestra naturaleza lunar de como reflejamos nuestras emociones, de como nos regeneramos, nutrimos, cuidamos y adquirimos nuestro sentimiento de seguridad y protección.

Si el Sol dijimos que es nuestro Yo autónomo y esencial, la Luna es nuestro Yo dependiente y emocional.

El ASCENDENTE

El Ascendente es una de las posiciones más importantes de la carta natal, muestra el grado exacto y el signo que había en el horizonte oriental en el momento del nacimiento. Por eso la importancia que tiene saber el lugar y la hora exacta del nacimiento.

Si el sol era el Yo autónomo y esencial y la luna el Yo emocional, el Ascendente es nuestra apariencia y personalidad. El ascendente muestra como la gente nos ve y cómo tu deseas que los demás te vean. El ascendente es nuestra máscara y nuestro disfraz.

Llegaremos a nuestro Ascendente a través de las distintas experiencias que la vida nos brindará como destino para que logremos integrarlo.

Integrar el Ascendente nos facilitará una vida más plena y auténtica porqué aquello que vivirás como propio ya no hará falta vivirlo como experiencia dolorosa del destino .

Vivir conforme al Ascendente indica una madurez e integración de nuestro propósito vital. Para llegar a tal integración el Sol tiene que ser adiestrado y refinado y pasar por el filtro del Ascendente.

El Ascendente representa también el cuerpo físico, la cabeza, la cara, la salud y los años de la primera infancia.

Los planetas que si sitúan en el Ascendente toman una fuerza y carácter mayor que teñirán toda la carta. Tener planetas en el Ascendente nos anuncia de ciertos dones y particularidades de nuestra personalidad.

Dependiendo en qué signo esté, grados, estrellas fijas y planetas a su alrededor, etc… así será tu Ascendente, así será tu personalidad, así serán tus dones y particularidades en la Tierra.

Una vez conozcas y sintonices con tu Sol, tu Luna y tu Ascendente sentirás el fluir de la energía y tu vida cobrará mayor sentido y autenticidad.

 

sara-gene-astrologaSara Gené,

Astrología y Arte

3 thoughts on “El Sol, la Luna y el Ascendente en la Carta Natal


CURSO DE ASTROLOGÍA GRATIS
Aprende Astrología con nuestro Curso de Iniciación
Recibe nuestras lecciones por email
Si detectamos que no abres nuestros correos, te daremos de baja automáticamente.