Los Karmas Nodales VI: El Karma Lunar

Serie Los Karmas Nodales

EL Karma Lunar

Karma Lunar

 

En Astrología Kármica los Karmas Nodales representan la base sobre la cual estudiamos la Carta Natal de una persona.

A partir de esa información, extraída de la Carta Natal, estudiamos tu programa de vida para ayudarle de forma práctica a resolver y superar esos karmas.

En Astrología kármica a menudo la lectura de una carta se empieza por interpretar La Luna y sus aspectos.

Si bien Ascendente, Nodos y karmas son básicos, cuando en una carta natal la Luna está en mal estado cósmico, mal aspectada o presenta dificultades, determinamos que es lo primero que hay que empezar a resolver en tanto a consejos, acciones prácticas y soluciones para aportar a nuestro consultante.


CóMo Nos AFecTa el KARMA LUNAR


Una Luna en mal estado suele bloquear cualquier avance en el propósito del Alma o en la resolución positiva de karmas,
siempre desde la perspectiva karmico-esotérica.

La Luna tiene dos representaciones básicas: La Madre y nuestro inconsciente personal.

Lo que nuestra madre nos transmitió ya desde la gestación, después durante la infancia e incluso en nuestra edad adulta, condiciona completamente nuestro desarrollo y la manifestación de nuestro programa de alma.

La Madre es la base dónde se genera todo. Así mismo como El Mar representa el origen de la vida, o La Tierra la Gran Madre fuente de vida y evolución, La Luna representa nuestra madre personal y el impacto que tiene en nuestro inconsciente.

El Mar fue representado por Freud y Jung como símbolo del inconsciente personal; es ese espacio vasto, sin caminos ni direcciones establecidos a priori, en el que debemos navegar para encontrar nuestros propios monstruos y vencerlos.

La relación Luna-Mareas, y el efecto de la primera en las segundas, no es una casualidad. Nuestra madre afecta a nuestro inconsciente personal porque es la base y origen de nuestra existencia, desde el minuto cero, en su vientre. Nuestro inconsciente se agita o se calma en función de su intervención, habitualmente pasiva, pero totalmente presente.

La Luna no brilla con luz propia, recibe la luz del Sol para hacerlo. En una carta natal, debemos entonces interpretar a La Luna desde esa óptica. No podemos ni debemos brillar bajo la luz de la madre, si bien su amparo y su guía son imprescindibles en la vida.

Imáginemos una noche cerrada en que la Luna es la única guía. Eso debe ser, una guía.

El Sol, astrológicamente hablando representa nuestra individualidad personal, nuestro yo pequeño. Cumple la función de generar luz propia, de ser. Si basamos nuestra luz en la luz de la madre, que para nosotros no es propia sino reflejada, fomentamos un carácter y personalidad ajenos, exentos de la propia extensión y manifestación de luz que El Sol representa en la carta natal de cada uno.

También nuestra madre tiene un Sol en su carta natal, y si basa su luz en el brillo que refleja en sus hijos, muy probablemente esté basando su programa personal en la manifestación de otros, cayendo en un error garrafal en cuanto a su proyecto de alma, desatendiéndolo.

Si el Karma Lunar está además reforzado en la carta natal con una Luna mal aspectada, cuadrada a los Nodos, en mal estado cósmico o sin aspectos, se hará imprescindible su resolución antes de encarar el propósito del alma o el destino personal.

Así, el Karma Lunar representa problemas de seguridad afectiva causados por la pérdida en vidas pasadas de la madre, posiblemente durante la niñez.

La persona sufre un terrible miedo inconsciente a que la experiencia se repita, pues hay una herida en el alma que recuerda ese trauma.
La unión afectiva con la familia y especialmente con la madre, por tanto, es muy fuerte.

Durante la niñez se puede observar un excesivo apego personal a la figura materna, así como una sensibilidad muy elevada, sumada a dificultades para hacerse mayor y madurar.
Esa sensibilidad se puede traducir en una gran apertura al mundo espiritual si se enfoca adecuadamente.

CLAVES para TRABAJAR el KARMA LUNAR

La persona debe aprender a controlar su excesiva sensibilidad, el miedo a la falta afectiva y la separación, a los reproches, y al alejamiento de las personas queridas.

Es importante estudiar asimismo la posición de la Luna en la carta y sus aspectos pues es la referencia para superar este karma.

Las relaciones humanas, la asistencia social y la psicología son grandes áreas de evolución para estas personas.

Es altamente recomendable recurrir a un terapeuta bioenergético para que estudie los posibles bloqueos inconscientes en la persona, ayudándole a traerlos al consciente y así, empezar a superarlos.

Las visualizaciones pueden ser muy útiles como herramienta terapéutica, sobretodo para identificar cuáles son los bloqueos y dónde están ubicados.

En este caso concreto, cada caso debe ser cuidadosamente estudiado y las terapias, herramientas y técnicas a aplicar deben ser diseñadas y aplicadas en función del programa de alma de la persona, sus cualidades y dones y sus puntos fuertes, para así ser superados con solvencia.

En Campus Astrología nos hemos adelantado y hemos creado un sistema de cálculo de estos karmas para que lo importante sea la interpretación y la obtención del QUÉ, el PORQUÉ y el PLAN DE ACCIÓN pertinente.

En nuestro software de investigación astrológica, Astrospica, los inscritos al Máster en Astrología Kármica: Los Nodos Lunares, encontraréis el +Módulo de Astrología Kármica con el que obtendréis toda la info kármica sobre toda Carta Natal que abráis.


Más información

  1. Máster en Astrología Kármica: Los Nodos Lunares, Carles Pérez.

 


Carles Pérez

Astrólogo y Life Coach, especializado en Astrología Kármica

www.beingtheone.org

 

 

One thought on “Los Karmas Nodales VI: El Karma Lunar


Ya disponible el TAROT ASTROLÓGICO MOLINS de 111 cartas Comprar ahora
¡Últimas Plazas! reserva ahora para nuestros eventos en MÉXICO Reservar
CURSO DE ASTROLOGÍA GRATIS
Aprende Astrología con nuestro Curso de Iniciación
Recibe nuestras lecciones por email
Si detectamos que no abres nuestros correos, te daremos de baja automáticamente.