Luna Llena en Capricornio

Tendrá lugar este próximo jueves 2 de julio de 2015

luna-llena-en-capricornio

Capricornio es el signo de la responsabilidad, los límites, exigencias, obstáculos y normas, pero también representa las metas, así como la ambición y el esfuerzo por alcanzarlas.

Sumamente relacionado con el mundo de la forma, está representado por el símbolo de la cabra marina, que ha surgido de las aguas informes de lo increado y se hace presente en el mundo de la manifestación, donde todo se vuelve concreto y tangible. 

Todo aquello que toma forma, que se manifiesta, lo hace fundamentalmente a través de una estructura, siguiendo un orden o patrón, sin este orden, todo aquello que es susceptible de ser palpado, percibido con los sentidos físicos, simplemente, no existiría.

De alguna forma, lo divino, el caos primigenio, la totalidad inmanifestada, devino en creación, en manifestación, y para que tal manifestación fuese posible, tuvo que organizarse, y lo hizo generando estructuras que dieran orden al caos, que conformasen lo informe y lo hiciesen tangible.

Tal estructura, energéticamente, corresponde al signo de Capricornio y a su regente Saturno.

Esta energía nos plantea un reto como cocreadores que somos, dar forma a lo informe, convertir en materia la energía potencial de los planos más sutiles, energético, mental, emocional, espiritual, que no es más que una misma energía en diferentes planos de expresión, llevándola así al mundo de lo palpable, al plano material, donde se sucede la forma;  dentro de este plano son posibles nuestros cuerpos, las casas donde habitamos, las ciudades o pueblos donde transcurre nuestra vida, todas las cosas materiales que conocemos, los planetas o esferas de creación, es decir, todo lo creado, ya sea creación humana o divina, va a ser expresado como tal gracias a ese orden o estructura que lo hace posible en el plano de la forma.

Este plano corresponde al elemento tierra, en el cual la energía adquiere diferentes niveles a través de tres signos que son:  Tauro, Virgo y Capricornio, de estos, al último corresponde la estructura a través de la cual el orden divino se manifiesta, dando forma a su caos original.

Si bien Virgo sería el orden divino como tal, como opuesto de Piscis, el caos divino, Capricornio viene a ser la estructura que hace posible ese orden, opuesto a Cáncer, el alma de las cosas, la matriz universal, donde la estructura y la forma que esta sostiene, puede gestarse.

Tauro, por su parte, vendría siendo la creación material como tal, que emerge a través de esa estructura que lo divino ha adquirido;  es la naturaleza, la divinidad manifestada,  la forma que ha tomado la esencia, la belleza, expresando así visiblemente el principio de la vida, dándole substancia, conteniéndole y permitiéndole accionar en el mundo, por contraparte con Escorpio, que representa la transformación de tal principio y, por lo tanto, la muerte, la putrefacción y renovación del mismo, para que este pueda seguir su curso dentro del proceso evolutivo.

El signo que nos ocupa en esta Luna, Capricornio, hace referencia entonces a lo estructural, al esqueleto, a lo que sostiene la forma y la hace posible.

Esta Luna llena, pues, se enfoca principalmente en el florecimiento de esa estructura que en algún campo de nuestra vida se ha ido forjando desde el comienzo de esta lunación.

Es momento de que algo en nuestras vidas adquiera una forma concreta y, para ello, tal estructura es importante.  Para hacerla posible, será esencial practicar las cualidades que nos propone este signo, tales como:  disciplina, constancia, paciencia, esfuerzo sostenido, trabajo, responsabilidad, templanza, ambición, madurez, realismo y practicidad.  Sin estas cualidades nada de lo que nos propongamos hacer en el mundo material se sostendrá.

Ha llegado el momento del año en que hemos de templar las emociones para poder manifestar aquello que satisfaga nuestras necesidades, refunfuñar amargados como niños insatisfechos, algo que puede suceder con esta luna, no nos servirá de nada, más que para estancarnos y limitarnos interiormente. 

Niño amargado_A

En este Luna, si queremos coger a la cabra por los cuernos, ha de imponerse la sensatez, la seguridad de que somos capaces de cubrir nuestras necesidades y la madurez de que, para ello, hace falta una cuota de trabajo, esfuerzo y dedicación, así como una inversión de tiempo y de capacidades para que nuestros objetivos se vean satisfechos.

Igualmente, será fundamental la paciencia para aceptar que los resultados se verán de forma gradual, en la medida en que sostengamos la intención de alcanzar nuestras metas y que persistamos en el trabajo que nos llevará a su consecución.

Claro está que a veces hay objetivos que parecen inalcanzables, objetivos que están muy por encima del nivel en el que nos encontramos actualmente, por ello Capricornio también es el signo del realismo, el que nos hace reconocer en qué nivel de desarrollo nos encontramos, cuan cerca o lejos estamos de nuestra meta, así como las limitaciones que tenemos para alcanzarla.

En tal sentido, esta Luna nos propone una toma de conciencia, acerca de todo lo que hemos avanzado y todo lo que nos queda aún por delante, así como de nuestras posibilidades reales de alcanzar la meta que nos hemos propuesto y la necesidad de aplicar medidas para acercarnos lo más posible a esta, cuando no, alcanzarla del todo.

Cuando subes una montaña te das cuenta de ello, de cómo al principio todo se ve muy lejano y a medida que asciendes te acercas a tu objetivo, pero también te encuentras con que la montaña es más empinada y estrecha, tiene menos caminos por donde transitar de forma segura y el riesgo de caer es mayor.

Por ello, para ascenderla hay que estar muy preparado y hacerlo, sobre todo, con mucha seguridad, precaución y certeza.  Evaluar las condiciones climatológicas del momento, el tipo de rocas sobre las cuales pisaremos, la cuerda que nos sostendrá en caso de caída y, sobre todo, nuestro estado, no sólo físico y energético, sino también mental y emocional.

Ser conscientes de las limitaciones existentes y obrar dentro del margen de seguridad, nos evitará frustraciones y nos permitirá tener la visión de que todo intento infructuoso de alcanzar la cima, no es más que un entrenamiento para coronarla y, ello, nos dará fuerzas para seguir persistiendo y sostener la intención y la ambición de querer llegar a donde nos hemos propuesto.

Para comprender la naturaleza de este signo, basta mirar a las cabras, ellas saben muy bien donde pisar y donde no, y lo hacen con tal precisión que, por difícil que resulte, acaban llegando a lo alto.

Cabras montañeando_A

Capricornio nos enseña el valor de la paciencia y la constancia, a ser ambiciosos y sentirnos capaces de subir un poco más o mucho más, todo dependerá del tamaño de nuestras ambiciones, de la factibilidad de cumplirlas, de la preparación que tengamos, es decir, de nuestra aptitud, pero también de nuestra actitud y del uso estratégico de nuestros recursos para ello.

Esta Luna entonces nos estará invitando a hacer conciencia de nuestras metas en aquella área de la vida donde el plenilunio tenga lunar en nuestra carta, así como del esfuerzo necesario para alcanzarlas y de la responsabilidad que representa sostener aquello que alcancemos, como bien se dice, lo importante no es sólo llegar, sino mantenerse.  El status quo es muy importante para este signo.

Emocionalmente estaremos más fríos, concentrados en nuestras necesidades materiales, en cierta forma, rechazaremos el sentimentalismo, pues es momento de ser prácticos y austeros, de velar por nuestros objetivos.  Sentiremos que hay prioridades que atender para que podamos alcanzarlos y nos centraremos en ellas.

También es posible sentir cierta frustración emocional, pero ello, en principio, sucederá si nuestras expectativas han sido desproporcionadas e incompatibles con la realidad, o sí, de alguna manera, no nos hemos esforzado lo suficiente para alcanzar nuestros objetivos.  Aunque también puede ocurrir que sí lo hayamos hecho y que sintamos que se es injusto con nosotros y que merecemos más de lo que hemos obtenido. 

Bloqueo emocional

La Luna es receptiva, ella es un receptáculo de la energía solar, pero también puede tener la capacidad de nutrir o acoger.  Cuando la Luna está llena en este signo, podemos tener dificultad para sentir o recibir toda la potente irradiación afectiva proveniente del Sol en Cáncer y, ello, puede ser algo incómodo para ambos,  es decir, puede, por ejemplo, que nos encontremos en una situación donde se nos prodigue afecto de forma muy evidente y que sintamos una especie de bloqueo que nos impide recibirlo con ese mismo entusiasmo.

Lo que sucede también con esta Luna es que digiere lento las emociones, de forma gradual, así que puede sentirse que no está preparada para tanta intensidad emocional, o bien, puede suceder también lo contrario, que tenga tal exigencia emocional que todo lo que se le prodigue en este sentido le sepa a poco y se sienta frustrada e insatisfecha, cayendo en la amargura y la frialdad de quien siente que no ha recibido todo lo que merece.

Con esta Luna, predomina la necesidad de sentirse emocionalmente respetado, sentir, por un lado, que no se rebasan los límites que interiormente la persona ha establecido y, por otra parte, que son recompensados todos sus esfuerzos por nutrir, acoger y proteger, pues prevalecerá un fuerte sentido de la justicia en cuanto a lo emocional se refiere.

Así que, probablemente, también estaremos más exigentes a nivel emocional, sintiendo que es nuestro derecho que ese Sol en Cáncer nos dispense toda la atención posible en forma de cariño y cuidados, cual si fuésemos pequeños niños grandes y, por otra parte, también nos sentiremos en la responsabilidad de acoger y proteger a todo aquel que desde ese Sol en Cáncer demande atención;  la cosa estriba en si realmente sentiremos que es nuestro deber hacerlo y lo haremos de buen grado, con madurez y en su justa medida, o si lo veremos como una obligación incómoda que nos resulta desagradable, sintiendo incluso que quizá no nos corresponde a nosotros, sino que nos ha tocado y no hay más.

En ese caso, es importante saber establecer los límites que correspondan, es una cuestión de respeto interior y valorar si es justo o no, si realmente corresponde. 

Basta_A1

No obstante, el sentido del deber que prevalece en este signo, lo inclinará a aceptar las obligaciones, aunque sea refunfuñando, así que no es raro que en esta Luna nos veamos sobrecargados de responsabilidades que nos amargan  de alguna manera o que nos hacen sentirnos cansados, agobiados y forzados a concentrarnos en asuntos que requieren una atención especial y de los cuales sentimos que no podemos evadirnos fácilmente o que no sería apropiado o conveniente hacerlo.

En todo caso, hay que tener algo claro, toda responsabilidad que llega a nuestras vidas, de alguna manera, es fruto de una acción anterior, ya seamos o no conscientes de esta y, aquí, entra el concepto de karma, la ley de acción y reacción.

Así que obrar en consecuencia indica madurez y, todo lo que hagamos en este sentido, estará encaminado a un crecimiento interior.  A no ser que esa responsabilidad implique perjudicar a otros, allí entra el libre albedrío;  las normas, responsabilidades e incluso el karma, tiene sus excepciones y estar atento a esa excepción en particular entra dentro de lo que es el dharma, el deber de obrar de forma consciente para beneficio de los seres sintientes y, si esto no es posible, al menos, abstenernos de causarles daño.

A esta Luna llena se une un planeta muy pequeño en tamaño, pero muy poderoso a nivel energético, se trata de Plutón, que estará haciendo conjunción a la misma en el signo de Capricornio y, por ende, oponiendo junto a esta al Sol en Cáncer.

Marte, que estará acompañando al astro rey en este signo, también opondrá a la Luna, así que se está armado un cóctel de emociones intensas, que de alguna forma intentarán ser reprimidas, pero que evidenciarán una profunda insatisfacción con situaciones de índole emocional, familiar o, incluso, nacional.

Estará el ambiente caldeado en varios puntos del planeta, pues estas energías pueden expresarse a nivel mundano como la insatisfacción de los pueblos con un sistema profundamente opresor que coarta su libertad y cercena sus derechos más fundamentales.

No olvidemos que sigue vigente la cuadratura entre Plutón en Capricornio y Urano en Aries, que esta Luna, por cierto, activará.

Esto además apuntará a conflictos relacionados con el tema económico, pues Capricornio es también el signo de los sistemas productivos y está relacionado, concretamente, con el capitalismo.

Con el Sol conjunto a Marte en Cáncer no será extraño ver arder algunos lugares donde se ha llegado al límite de lo soportable y, aquellos que resisten como buenamente pueden, se sentirán impulsados a rebelarse ante las imposiciones del sistema, contando con el apoyo internacional, pues el trígono de la conjunción Júpiter/Venus en Leo a Urano en Aries, favorecerá el espíritu de solidaridad entre los pueblos y el apoyo a los que luchan por sus ideales de libertad y por una vida digna.

Esto podemos observarlo ya, por ejemplo, en el panorama griego en particular y europeo en general, donde se ha intensificado una situación que ya era crítica de por sí.  Así como también en la entrada en vigor en España de la injusta Ley mordaza.

Ley moprdaza_AAa1

El planeta dispositor de esta Luna, por su regencia sobre el signo de Capricornio, Saturno,  ha dejado recientemente el signo de Sagitario para regresar en su movimiento retrógrado al signo de Escorpio, signo relacionado con los procesos de muerte y transformación, así como con la sombra, ese contenido que habita en lo más profundo, ya sea de naturaleza positiva o negativa y que ha sido reprimido, negado y ocultado.

Así que es un momento en el que se retornará a temas estructurales de fondo que se habían descuidado, sobre los cuales se había puesto una especie de tapia para no ser vistos, quizá porque no se creía conveniente que así fuese, pero que es innegable que conllevan una importancia fundamental y que de no ser atendidos podrían generar mayores desajustes.

Las estructuras piden a gritos ser transformadas, reorganizadas desde sus cimientos, para evitar un colapso inminente.  No obstante, esto puede representar el intento desesperado de un sistema caduco por recuperar el poder que está perdiendo. 

Cuando el río suena, piedras trae, pero esto ya no es siquiera un río, sino un pantano fangoso en el que se hunde un monstruo que amenaza con devorar todo cuanto pueda para aferrarse a ese poder que, gradualmente, ha ido perdiendo.  Así que, es de sensatez fundamental estar lo menos apegados posibles a ese monstruo, si permitimos que nos atrape es muy posible que nos hundamos con él.

Monstruo Pulpo

Cuando nos organizamos, los seres humanos somos capaces de lograr grandes cosas, en este sentido, la presencia de Lilith en Virgo nos invita a organizarnos para conseguir las reivindicaciones que es preciso reclamar.

Esto lo notaremos sobre todo forma de protestas vinculadas con el tema laboral, pues Virgo es un signo relacionado con este ámbito, así como también con el tema sanitario, a lo cual se suma la oposición de Quirón en Piscis.

El sacrificio de aquellos que se encuentran en una situación de desamparo, marginación social, con problemas críticos de salud y que no están siendo atendidos como se merecen, así como de la clase trabajadora, demanda una actitud de rebeldía ante las injusticias que el orden establecido comete a diario.

Esta Luna llena, simplemente intensificará la sensación de descontento y la intención de liberación que, de alguna manera se hará sentir en forma de protestas.  Las élites que controlan el poder pretenden atraparnos en el miedo y, por medio de este, someternos, pero el poder es de quien se empodera, no es acaso cierto que les hemos concedido demasiado poder sobre nuestras vidas?  No es acaso hora de organizarnos como pueblos empoderados y decir basta!!?

En otro orden de ideas, esta Luna llena podría generar un recrudecimiento de la actividad volcánica y así como también mayor riesgo de terremotos.

A nivel interno, necesitaremos también hacer una revisión de nuestra sombra, es momento de ir a los cimientos del alma y arrojar luz sobre su obscuridad.  La Luna llena en conjunción a Plutón en el signo de Capricornio y Saturno retrógrado en Escorpio así lo demandan.

Tales posiciones astrológicas pueden ser muy bien representadas con la arcano de El Diablo,  que con su antorcha ilumina la obscuridad y nos permite ver nuestras cadenas, apegos, obsesiones, bajas pasiones, así como también los tesoros que poseemos y que no hemos sabido aprovechar, el diablo, arquetípicamente, es un iluminador, un ángel en la obscuridad, representado por el Dios Cernunnos en la cultura celta, así como con por el Dios Pan en la mitología griega o el fauno en la romana.

Fauno

Es una energía muy poderosa, relacionada con la fertilidad, el poder creativo que habita en lo subterráneo y que permite la generación de la vida.  Está muy vinculado por ello, también, a la sexualidad y la reproducción;  sin sexo, sin fusión íntima de las polaridades, la vida no sería posible.  Toda vida contiene los dos principios, masculino y femenino, y toda creación ya sea física, mental o emocional también.

Así que es momento de bajar al sótano con una linterna y observar lo que hay para reorganizarlo, reestructurarlo, limpiar lo que haya de ser limpiado, sacar las telarañas y ver que tesoros se esconden tras ellas.

Entre los aspectos colaterales de esta lunación, además de la oposición Lilith/Quirón y la cuadratura Urano/Plutón, tendremos una cuadratura entre Mercurio en Géminis y Quirón en Piscis, en este sentido, hay que tener cuidado con las palabras pues pueden herir susceptibilidades, así que un cierto sentido de la prudencia en la comunicación sería recomendable si queremos evitarnos momentos de tensión en este sentido.

También se presenta el tema de la entrada en vigor en España de la Ley mordaza, las masas, simbolizadas por el signo de Piscis, están siendo afectadas en uno de sus derechos más fundamentales, el de comunicar sus ideas, su pensamiento, por Mercurio en Géminis.

No obstante, el gran trígono menor, conformado por el trígono entre la conjunción Júpiter/Venus en Leo y Urano en Aries y los sextiles que Mercurio en Géminis hace a tales posiciones,  nos mantendrá unidos en el reto de hacer valer nuestros ideales y libertades y el derecho a pensar y comunicar nuestras ideas, orientando esto en el sentido de luchar por la  vida digna y feliz que todos merecemos.

Protestas_3

Mucho se nos ha dicho que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, para generar una especie de sentimiento generalizado de merecer vivir de forma indigna y miserable,  la sombra de Neptuno en Piscis se ha notado en este sentido, pero lo tenemos muy claro, es la clase política quien ha vivido no sólo por encima de sus posibilidades, sino también de las nuestras.

Ha llegado el momento de unirnos más, de la forma más creativa posible aprovechando el impulso que ese gran trígono menor nos ofrece.

En un sentido más personal, el amor tomará un papel protagonista en nuestras vidas, a pesar de la frialdad a la que tiende la Luna en Capricornio, la conjunción entre Venus y Júpiter en Leo y el gran trígono menor del que se encuentran formando parte, propiciará un ambiente expansivamente cálido y comunicativo en torno a las relaciones de pareja, donde la comunicación, la complicidad, la amistad y la pasión irán de la mano. 

La Luna en Capricornio conjunta a Plutón también puede añadir un cierto sentido de compromiso y seriedad al asunto, así como de contenida intensidad, que se verá aumentada y tentada a reventar por la oposición Marte/Luna, el guerrero del cosmos, que estará acompañando al Sol en Cáncer, así que mejor resolver los conflictos en la intimidad y de forma lúdica, esto, traducido al campo de las relaciones de pareja representaría hacer de la cama la estructura que sostenga toda esa intensidad emocional y sexual, así que quizá salten unos cuantos muelles, más aún si sumamos la cuadratura entre Urano y Plutón.

Añadido a esto, Neptuno en Piscis estará haciendo sextil a la Luna en Capricornio y trígono a la conjunción Marte/Sol en Cáncer, así que cualquier desavenencia podrá ser resuelta por medio  del amor incondicional.  No obstante, este aspecto también aumentará la sensibilidad, facilitando que estemos más irritables emocionalmente, así que mejor respetar los límites emocionales de cada quien para evitar males mayores.

Sea como sea esta Luna llena nos propondrá un intenso trabajo sobre nuestra estructura emocional, mirar en lo más profundo del alma la naturaleza de nuestros bloqueos y transformarlos en la materia prima de nuestro crecimiento interior, si así lo hacemos conseguiremos un mayor grado de madurez y, en ella, los cimientos de nuestro empoderamiento emocional.  Transformarnos nos hace madurar y madurar nos hace más fuertes.

Que esta Luna nos conceda el temple necesario para lograrlo.


nathacha-oura
Nathacha Oura

Consultora de Astrología y Tarot

http://nathachaoura.blogspot.com.es/

CURSO DE ASTROLOGÍA GRATIS
Aprende Astrología con nuestro Curso de Iniciación
Recibe nuestras lecciones por email
Si detectamos que no abres nuestros correos, te daremos de baja automáticamente.