Luna Llena en Virgo

se producirá el 5 de marzo de 2015

Virgo_1A

Imagen: H. P. Kolb

Una nueva Luna llena nos aguarda, para mostrarnos luz sobre los temas que hemos de atender con especial interés y susurrarnos aquello que quiere aflorar en nuestra alma.

Esta vez, el escenario es Virgo, un signo marcado por la simbólica imagen de la Virgen, Astrea, ella, la estrellada, antigua deidad de la justicia, elevada a los cielos con su balanza, que representa a la constelación de libra, reúne todas las virtudes que el ser humano aspira a desarrollar en su denodado afán por recuperar su naturaleza divina, aquella que se esconde tras los velos de la ignorancia y de los condicionamientos de los cuales la experimentación humana nos ha revestido.

También hace alusión al arquetipo de la gran madre, la madre terrena del logos solar, del arquetipo cristico, también ascendida a los cielos, según la tradición y que encontramos reflejada no sólo en ámbitos religiosos, sino en antiguos mitos de los cuales estas alegorías provienen, tales como el mito de Ceres/Deméter, en la Roma y Grecia antiguas.

La magna mater, la que trae en su vientre la primavera y la que llora el sacrificio de su hijo o hija, según el mito, en el tiempo en el que todo muere sobre la tierra, la estación del otoño, que en el hemisferio norte, tiene comienzo en la puerta de Libra, la balanza, esa misma que sostiene Astrea, la Virgen, constelación a la que hace referencia el signo que nos ocupa en esta ocasión, el servicial y perfeccionista signo de Virgo.

En el mito del descenso al inframundo, personajes como Core, experimentan un proceso de muerte real o simbólica y padecen los terribles sufrimientos del hades, para luego resurgir renovados al brotar la primavera, lo cual no es más que una alegoría del ciclo de la cosecha, aquel que garantiza la supervivencia humana sobre la tierra y que es también metáfora de esas muertes, simbólicas o reales que el ser humano experimenta, como parte de su experiencia en el ciclo del samsara.

Woman in a wheat field

El signo de Virgo, está relacionado precisamente con la cosecha, con el trabajo y la prosperidad, sobre todo  a un nivel mundano, práctico, que resuelve nuestras necesidades de sustento, es por ello, también, el signo de la madre protectora y nutricia, la que garantiza la supervivencia en estos planos mundanos.

Es esa madre que sostiene la vida como proceso y que nos permite morir y renacer en su útero, simbólico o real, una y mil veces, esa que nos espera ansiosa de vuelta, emergiendo victoriosos de nuestra tortuosa aventura de transmutación interior.

La Luna llena en Virgo muestra el florecer en nosotros de esa madre, a través de nuestro mundo emocional y nuestro arquetipo materno celestial, la Luna, esa luminaria que nos acompaña desde el comienzo de nuestro andar por este mundo y que también representa, junto a la antigua Ceres/Deméter, al arquetipo maternal, por lo tanto, aquí se juntas dos simbolismos rotundamente maternales, la Luna, como astro y el arquetipo de la madre terrena virguiano.

Esta luna es pues, una luna protectora, dispuesta a socorrernos en aquellos sufrimientos que nos aquejan y que están representados por esa oposición al sol en piscis, que la ilumina, simbolizando al ser cristico en su momento de sacrificio y autotrascendencia a través del sufrimiento y que también hace referencia a la disolución del ego, esa que se experimenta en el momento de aceptación, cuando se deja el rol de víctima y se hace sagrada la experiencia a través de la entrega incondicional a lo divino.

Sacrificio, significa hacer sagrado… Y es sólo cuando se acepta la experiencia como una ofrenda del Ser para su evolución, que el dolor se hace sagrado y nos eleva por encima de la adversidad, haciendo temblar los cimientos de la tierra, para recordarnos el inmenso poder que tenemos para morir y volver a renacer, resucitar y conferirle al acto de nuestra crucifixión un sentido místico.

Crucifixión, que suena a ficción, no os parece?…  Y que es, al fin y al cabo, sino una ficción, todo este periplo que nuestras almas experimentan en este maya, al que estamos sujetos por ley cósmica desde que comenzamos este juego divino de descubrir a través de la experiencia vital, en la materia, el Ser que somos.

Y no es que quiera regodearme en el simbólico ejemplo de martirologio pisciano por excelencia, pero es, sin duda, el ejemplo, más conocido y difundido en nuestra sociedad occidental, los fines para ello, lamentablemente, no han sido siempre los más puros, pues mucho se ha manipulado lo experimentado por los avatares o grandes maestros, tanto como algunas o muchas de sus enseñanzas.

Volviendo pues a esta Luna,  bañada de esa pisciana luz, que no sólo representa sufrimiento y ofrenda divina, sino también el amor universal que la propicia y que le da un sentido místico a la experiencia, hemos de decir que es una Luna de gran autotrascendencia, pues junto al Sol se encuentra el místico Neptuno, regente moderno del signo de piscis y que viene a potenciar enormemente todo el simbolismo pisciano. 

Será una luna por tanto preñada de amor incondicional, de ese sacerdotisa_1Amismo amor que emergió de la semilla de la Luna nueva en Piscis y que ahora veremos aflorar en esta mágica Luna Llena en Virgo.  Triplemente mágica, pues además de la oposición lunar a la conjunción Neptuno/Sol en Piscis, también contaremos con la presencia de Lilith en conjunción a esta Luna virguiana, invistiéndola como la gran sacerdotisa del cielo, como una maga de gran poder que se presta para realizar poderosos rituales, especialmente aquellos relacionados con el trabajo y la prosperidad, bendición de las cosechas, salud y protección. 

Luna muy favorable también para la experimentación tántrica, la práctica de la sexualidad sagrada, sobre todo con una profunda intención sanadora, pues de la conjunción Sol/Neptuno en Piscis también participa Quirón, el arquetipo del sanador herido, con todo lo que este epíteto implica…  A veces es preciso experimentar nuestra propia herida en el acto de sanar, para ser capaces de empatizar con los demás y sanarlos.

Si a ello le sumamos la actual cuadratura de Saturno en Sagitario a Neptuno en Piscis, tenemos servido el cóctel de una gran prueba que nos ofrecerá esta lunación para crecer e integrar dos arquetipos especialmente contradictorios, el místico Neptuno y el práctico Saturno, que tienen en común, no obstante, un temperamento bastante ermitaño, inclinando a la soledad, voluntaria o no.

Esta cuadratura puede sentirse como una especie de “castigo” kármico y la verdad que su simbolismo resuena profundamente al cumplimiento de la Ley, tanto en su instancia divina como terrena, así que sólo queda aprender lo que esta cuadratura tiene que enseñarnos sobre nuestras acciones pasadas y que podemos sentir como injusto, pues muchas de ellas han acaecido en otras vidas, de las cuales, sólo algunos pocos tienen memoria en mayor o menor medida.

Esta cuadratura nos pide también, por otra parte, practicar el perdón y la compasión, entendida como amor universal y es importante comprender que este debe comenzar por nosotros mismos y, desde ahí, abrirse a los demás.

Virgo es un signo selectivo, que hace criba, buscando la perfección al detalle y eso también lo experimentaremos con la Luna en este signo;  nuestra alma nos solicitará una actitud más juiciosa y analítica, comportándonos de forma racional, sensata, más cuando Ceres, ese pequeño planeta y uno de los regentes modernos del signo de Virgo, se encuentra actualmente en el signo de Capricornio, haciéndonos adoptar una actitud aún más práctica todavía, precavidos al máximo para rescatar todo aquello que sintamos que estamos en riesgo de perder y que queramos conservar, resguardar, porque sentimos que nos aporta algo importante para nuestro desarrollo.

Los asteroides vecinos de Ceres, también relacionados con este signo, variaran el matiz de nuestro comportamiento.  Palas desde el signo de Sagitario, nos aportará un toque de sabiduría y optimismo en las estrategias a seguir para proteger nuestra estabilidad emocional y nuestros intereses más íntimos, incluidos los afectos, especialmente, la familia.

Por su parte, Vesta en Acuario conjunta a Mercurio, regente tradicional de Virgo, nos brindará, en su compañía, múltiples oportunidades para sentirnos a gusto, buscando sobre todo en los amigos ese punto de calidez y complicidad que nos haga sentir en casa, por lejos que estemos algunos de nuestro verdadero hogar.  Hacia ellos se dirigirá gran parte de nuestra devoción y atenciones en esta temporada, mientras Vesta se encuentre flotando en las etéreas ondas acuarianas.

Es importante señalar también que toda la rigurosidad e inteligencia emocional de la Luna llena en Virgo se verá confrontada por la ya mencionada oposición a Neptuno y Quirón que, acompañando al Sol en Piscis, nos hará danzar en la dualidad entre el “deber” sentir y el fuego líquido del amor incondicional, abnegado y profundamente sanador, y es que no es tan fácil discernir cuando abrimos el alma al infinito, allí todo cabe, pero si no aplicamos algo de criterio, podemos encontrarnos sobrepasados o abrumados por tanta sensibilidad, así que es necesario darle un sentido práctico, a través de esa luna virguiana, que nos pide precisamente dar a cada emoción su justo lugar, para que la experimentación del plano emocional sea una vía de perfeccionamiento para el alma.  Así que se impone una búsqueda del sano equilibrio entre razón y sensibilidad, imaginación creativa y sentido práctico, para que esta realmente pueda prosperar.

razon sensibilidad

Esta Luna también vendrá acompañada de un quinconcio a la actual conjunción Venus/Urano en Aries, lo cual nos llevará a un cuestionamiento interior que nos permitirá propiciar un cambio radical en nuestras relaciones afectivas; sentimos que es necesario dar un giro a la situación quizá porque necesitamos mayor excitación y novedad, encaminada esta a reajustar una cierta sensación de inconformidad con algo que no acaba de llenarnos y que es necesario compensar de alguna manera, en este sentido, es importante recordar que los otros no son más que espejos que nos están mostrando nuestra propia insatisfacción interior y que si no trabajamos adentro en esa valija interior llamada alma, no encontraremos afuera el cobijo de aquello que nos haga sentir realmente a gusto.  Así que el cambio que queremos ver afuera debe comenzar por nosotros mismos. 

Esta conjunción acontece además junto al nodo Sur, así que no es de extrañar que salgan o hayan salido recientemente afectos algo inestables o amistades muy queridas por esa puertecita trasera, por donde sale aquello que ha cumplido, sino toda, al menos una parte de su función en nuestra vida;  esto no quiere decir que sea para siempre, quizá es sólo un stand by, para sopesar si es eso realmente lo que queremos y de que maneras lo podríamos reanudar o retomar, si es posible, para que la relación sea más productiva y satisfactoria para las partes implicadas.

También es factible el retorno de amores o amistades del pasado y probablemente tendremos que decidir, en algunos casos, si les abrimos esa puerta o no.

Es importante acotar que puede haber un cierto arrebato en todo este proceso de “selectividad” emocional, pues tanto Urano como Marte, quien también acompaña la conjunción, hacen las cosas sin pensarlas demasiado, más aún en impulsivo signo de Aries, donde Venus además está en exilio y tiende a agitar el bote, todo esto apoyado por el trígono que reciben desde Júpiter en Leo, que impulsa el cambio desde su entusiasmo por la aventura y su actitud vital optimista y desenfadada, aunque también puede hacernos actuar con un punto de arrogancia, sintiendo que se tiene a Dios agarrado por la chiva.

Sin embargo, si tomamos en cuenta la cuadratura que entabla este stellium con Plutón en Capricornio, puede hacer que el proceso transcurra con cierta tensión y sea doloroso, en la medida que sintamos que aquello que hemos sacudido es importante para nosotros, es en ese momento que, sumado a la interacción de Quirón en Piscis en sextil a Plutón y el Sol en Piscis en semisextil a esa conjunción Venus/Urano, podemos experimentar una especie de profundo arrepentimiento, al sentir que estamos arriesgando algo que amamos o en lo que encontramos un sentido único del amor que sabemos no vamos a encontrar en cualquier parte.

Love_AAA

También es posible un cambio de actitud en quien es objeto de nuestro afecto y que nos sorprenda para bien o para mal, de la forma más insospechada.

El trígono de la conjunción Luna/Lilith a Plutón promoverá la transmutación generada en todo este proceso.

Por su parte, el trígono que recibe Marte desde Saturno será el punto de reflexión y maduración que impulsará las decisiones a tomar respecto a nuestras iniciativas personales y, de rebote, a aquellas que tomemos en conjunto durante esta lunación.

Mercurio en sextil a Venus, desde Acuario, facilitará el diálogo amistoso y la complicidad.

Como veis será una luna movidita, así que si os gusta la intensidad y la acción, tendréis una buena dosis de ello y mucho drama vital también que procesar para sanar y desarrollar la inteligencia emocional a la que tiende la Luna en Virgo.  Que nos sirva para perfeccionarnos como almas en esta aventura vital.

Además, la conjunción lunar con Lilith, nos brindará su sabiduría, desde su perspectiva más racional, aunque quizá no sea el signo donde más cómoda se sienta, pero siempre encontrará la manera de susurrarnos sus secretos, de rebelarse ante las exigencias y responsabilidades virguianas o de darles un sentido más liberador.

En esta Luna veremos brillar el alma con el matiz de una razonada anarquía.  Si aquello en lo que trabajamos, por ejemplo, no nos gusta, no nos satisface, no es igualitario ni nos llena, haciéndonos sentir que estamos en el lugar correcto, donde somos útiles y recompensados por nuestro esfuerzo y habilidades, seguramente queramos salir corriendo, esa es la fuerza liberadora de Lilith;  lo mismo sentiremos respecto a la familia, al hogar, si las cosas no marchan tal cual queremos, ganas de salir corriendo, de exiliarnos, aunque, dándole la vuelta al asunto, puede que algunos sientan más bien que el hogar o el trabajo es en estos momentos su perfecto escape del drama externo, refugiándose en los quehaceres hogareños o en sus actividades laborales.

Os deseo, pues, una productiva y sanadora Luna, que todas vuestras necesidades se encuentren satisfechas y que podáis experimentar la sensación de seguridad y protección que esta Luna confiere…

Larga vida y prosperidad!!


nathacha-oura
Nathacha Oura

Consultora de Astrología y Tarot

http://nathachaoura.blogspot.com.es/

2 thoughts on “Luna Llena en Virgo


Ya disponible el MÁSTER EN ASTROLOGÍA KÁRMICA 2: PLANETAS RETRÓGRADOS COMPRAR
¡Últimas Plazas! reserva ahora para nuestros eventos en MÉXICO Reservar
CURSO DE ASTROLOGÍA GRATIS
Aprende Astrología con nuestro Curso de Iniciación
Recibe nuestras lecciones por email
Si detectamos que no abres nuestros correos, te daremos de baja automáticamente.