Segunda Luna Llena en Libra 2019

Luna llena en Libra el 19 de abril de 2019

notre-98097_1280

horizontal break

¿Dónde te cae esta Luna Llena en Libra en tu mapa?
Calcúlalo ahora gratuitamente con AstroSpica

acceder-ahora

horizontal break

 

Ha querido el Cosmos a través de sus ciclos que este año contemos con dos lunaciones que vean florecer su impronta en el signo de Libra, la primera coincidió además con el Equinoccio de Primavera, acompañando así ese momento cósmico tan especial en que el Sol hacía su entrada en el signo de Aries para iniciar un nuevo ciclo por la ronda zodiacal.

Esta segunda Luna llena librana tendrá, por su parte, una connotación especial por el hecho de acontecer en el grado 29 del signo.

Mucho se ha hablado en Astrología sobre el grado 29 que representa un punto de inflexión pues siendo el último grado de un signo es, por decirlo así, un grado fronterizo con el signo que le sigue a continuación, presentando una energía bastante inestable que podría describirse como esa especie de caos que precede a una nueva forma de manifestación energética.

En este caso, el signo de Libra culmina en su grado 29 para dar paso al signo de Escorpio.
Libra, que con su balanza es símbolo de la dualidad que busca el equilibrio y la armonía, bien sea a través del amor y/o la cooperación o bien a través del conflicto, da paso a Escorpio, signo donde ocurre la fusión energética necesaria para la transmutación; la dualidad entonces se integra a través de una unión alquímica profunda que representa una muerte de la identidad que cada una de las polaridades experimentaba como algo separado, no en vano es el signo de la sexualidad en su sentido más profundo, de fusión de cuerpos y almas.

Libra, que es el signo del amor en su sentido ideal más que físico, deja paso al signo de Escorpio donde todo es integrado a través de la alquimia sexual, donde las energías personales se fusionan, los cuerpos están íntimamente interconectados y las almas y las mentes pueden llegar a ser capaces de alcanzar un estado de profunda comunión y la ilusión de separación acude a una preciosa oportunidad de ser diluida (esta es la parte pisciana o tántrica de la experiencia) mientras que el ego se desintegra por instantes durante esa pequeña muerte que tiene lugar en el orgasmo, algo que es evidentemente escorpiano.

Así mismo, Libra que es un signo vinculado a la belleza, la paz, la delicadeza, la armonía y la estética, es sucedido por Escorpio, signo de naturaleza transformadora, donde las formas son destruidas, la belleza puede ser mutada en fealdad y viceversa, donde todo muere para renacer con una nueva forma, donde las cosas y los hechos dejan de ser delicados y de mostrarnos su faceta más superficial para aparecer ante nosotros con toda su crudeza, profundidad, visceralidad, donde no hay adornos que embellezcan sino la verdad de las personas y las cosas tal cual son, con todos sus defectos incluidos, y dónde incluso lo más oscuro y sórdido puede ser conocido y experimentado; es pues, Escorpio, un territorio hostil, donde el conflicto dual de Libra puede dar lugar a una muerte literal o simbólica.

Esto lo vemos, por ejemplo, en las guerras, en las mismas predomina la energía del eje Aries-Libra en su faceta más densa, donde Aries simboliza la violencia y las armas y Libra, que en su esencia es paz y armonía, representa, en su forma más densa de expresión, el conflicto de dos polaridades que se enfrentan de forma contundente y trágica, derivando así en muerte y destrucción, haciendo evidente la energía escorpiana resultante hasta que el conflicto se resuelve por la vía diplomática, potestad de Libra, o por la “victoria” de un bando sobre otro, en este caso, la energía Ariana prevalece. Sea como sea, la estela escorpiana se hace sentir, como el resultado del conflicto y podríamos decir del “fracaso” de la energía librana en la preservación de la paz y la armonía al entrar en la dinámica de conflicto en la que suele verse envuelta ante la amenaza que la energía ariana con su tendencia belicosa puede llegar a representar.

En conclusión, el paso de signo de Libra a Escorpio es, si se quiere, uno de los más difíciles y dramáticos.

skull-2546331_1280
Por eso, en esta lunación podemos esperar, entre otras cosas, sucesos impactantes que denoten ese punto de transición de Libra hacia Escorpio, con la consecuente inestabilidad que el grado 29 de un signo conlleva, haciéndonos experimentar una especie de salto cuántico que se verá también estimulado de alguna manera por la conjunción del Sol en el grado 29 del signo de Aries al planeta Urano que se encuentra transitando los primeros grados del signo de Tauro, lo cual será como una especie de chispa explosiva que detone los sucesos que la Luna llena en ese grado tan dramático del signo de Libra nos hará experimentar tanto a nivel personal como colectivo, donde esa búsqueda del equilibrio y la armonía de Libra de paso a algún tipo de transformación, donde algo que represente un tipo de belleza ideal sea destruido o perturbado de alguna forma, donde las relaciones de pareja y las asociaciones podrán llegar a experimentar una mutación, quizá puede que se transformen por una mudanza o el nacimiento de algo nuevo como podría ser un hijo, alguna original creación, o bien, alguna iniciativa novedosa que introduzca cambios radicales, donde es posible también que se requiera de una inversión económica para afrontar el proceso y los cambios que se experimentan.

Y esto no sólo lo notaremos durante la Luna llena, sino que en el transcurso de todo el ciclo lunar o lunación se irán dando sucesos que van en la línea de la energía que florecerá durante el plenilunio.

Un ejemplo de esto que digo es la reciente destrucción de la Catedral de Notre Dame que, más que un símbolo del catolicismo, es un ícono del arte místico universal donde podemos encontrar, por ejemplo, preciosas esculturas con referencias a la alquimia, y que es además un homenaje arquitectónico al Sagrado Femenino. No olvidemos que, dicho sea de paso, Venus se encuentra transitando por el signo de Piscis, lo cual representa, entre otras cosas, la expresión y/o manifestación sagrada del amor y de la belleza, lo femenino divinizado, así como las formas más sutiles y trascendentes del amor, la belleza y de lo femenino, y es que Notre Dame, como muchas catedrales, es más que un templo de piedra, madera y vitrales, es una manifestación de la belleza universal, un intento del hombre por plasmar lo divino y trascendente en una forma apreciable a nuestros sentidos.

Pero toda creación es impermanente y susceptible de ser destruida o transformada cuando el tiempo del guionista universal así lo ha determinado, y tal es ahora un tiempo en que viejas estructuras caerán o sufrirán transformaciones importantes pues Plutón, regente de Escorpio y Dios de la muerte y del inframundo, que tiene a su cargo el poder de transformar aquello que toca, se encuentra en conjunción con Saturno y el Nodo Sur en Capricornio, es pues el tiempo en que lo antiguo, lo caduco y/o lo desgastado experimentará una transformación estructural, dejando de existir tal y como lo conocemos.

Por si fuera poco, durante este plenilunio Plutón participará de una T cuadrada, una configuración que expresa una fuerte y estimulante tensión planetaria, con la Luna llena en el grado 29 de Libra y el Sol en el grado opuesto del signo de Aries, que en compañía de Urano en Tauro puede representar a nivel colectivo, por ejemplo, a un general, líder o guía lleno de carácter, valentia y determinación en un importante momento de inflexión que busca un cambio radical que lleve a la estabilidad y la pacificación, acompañado de una multitud pacifica y fiel que hacen resistencia ante alguna institución, gobierno o elite de poder caduca y opresora que se niega a morir, que no comprende que es el tiempo de soltar ese poder y abrir paso a nuevos liderazgos más cercanos a las necesidades reales del ser humano.

Y toda esta tensión podría derivar en un dramático proceso de transición, no sin sacrificios, pérdida, sufrimiento y entrega, pero con la fe y el amor incondicional sustentado el alma de quienes abogan porque el mismo tenga una resolución, así nos lo indica la presencia de Venus, como dispositor de esta Luna llena librana, en el signo de Piscis, y que de paso se encontrará en conjunción a la estrella aciaga Scheat para el momento del plenilunio y en quinconcio con la Luna, un aspecto que demanda un reajuste transformador.

Venus se encontrará además en conjunción con Mercurio y Quirón que transitan los primeros grados del signo de Aries por lo que las ideas y la comunicación van a ser un factor de primordial importancia durante este ciclo, especialmente en todo lo referente al amor, relaciones de pareja, asociaciones, relaciones públicas, diplomacia e interacción social en general, así como en lo relativo al arte, la belleza, la estética y las figuras femeninas, tanto a nivel personal como colectivo.

Es un periodo para tener especial cuidado pues estaremos más precipitados en nuestra forma de comunicarnos y podemos llegar a herir, incluso sin querer, a causa de nuestra incontinencia verbal, por otra parte, seremos más valientes para decir lo que pensamos o lo primero que nos venga a la cabeza pero ese arrojo puede conducir a situaciones de enfrentamiento o a decisiones precipitadas, así que es importante aplicar la sabiduría propia de Quirón, que en este caso nos asistirá con una especie de destreza para manejar las ideas y palabras de forma rápida y hacer de ellas nuestra mejor arma, no obstante, alguna herida intelectual y/o comunicacional puede emerger para ser reconocida, así que estemos atentos para poder explorarla y aprovechar la oportunidad de aprendizaje sanador que nos ofrece y gracias al cual podremos sanar a otros con una herida similar a la nuestra.

Y estas son las energías predominantes durante esta lunación… Que el drama no nos abrume, sean cuales sean las pruebas iniciáticas que nuestro plan evolutivo, tanto a nivel personal como colectivo, nos tenga preparadas, recordemos que somos cocreadores de nuestra aparente realidad, somos los soñadores de nuestro sueño y, al igual que en un sueño, muchas cosas escapan a nuestro control, sin embargo, la actitud que tengamos ante ellas puede marcar la diferencia.

Seamos soñadores lúcidos, despiertos, de este maya o ilusión que la existencia y hagamos lo que esté de nuestra parte para que la rueda del Dharma gire y precipite sobre nosotros las bendiciones que tan necesarias son ahora para el planeta, el tiempo apremia, meditemos y actuemos.

 

nathacha-oura
Nathacha Oura

Consultora de Astrología y Tarot

http://nathachaoura.blogspot.com.es/

Ya disponible el TAROT ASTROLÓGICO MOLINS de 111 cartas Comprar ahora
¡Últimas Plazas! reserva ahora para nuestros eventos en MÉXICO Reservar
CURSO DE ASTROLOGÍA GRATIS
Aprende Astrología con nuestro Curso de Iniciación
Recibe nuestras lecciones por email
Si detectamos que no abres nuestros correos, te daremos de baja automáticamente.