Zodiofilias y Zodiofobias [I]

Parte I: Zodiofilias

Libra

Los Escorpio no son unos psicópatas rencorosos y despiadados, ni los Virgo unos robots maniáticos e insufribles. Los Leo pueden llegar a ser unos mimados que no saben subsistir sin alguien a quien deslumbrar y los Cáncer son los verdaderos líderes, la madre que domina tras un lunático y oculto amor a la familia.

DECLARACIÓN DE DERECHOS ASTROLÓGICOS

A nivel moral, existe una serie de injusticias en el catálogo adjetival popular de los signos del Zodiaco. Por una parte, existen lo que aquí llamaremos zodiofobias, un rechazo general a determinados signos del Zodiaco, y, por otro lado, podemos decir que existe el trivial hábito pseudo-astrológico de alabar las virtudes de ciertos signos, como si ellas conformasen la absolución de sus características, a esto último lo llamaremos zodiofilias, (estima por determinados signos del Zodiaco).

Hoy, veremos y desmentiremos las zodiofilias.

ZODIOFILIAS

 

  1. Tauro:

Siguiendo el orden astrológico, detectamos la primera zodiofilia en el segundo signo, Tauro. Popularmente se resaltan mucho más las virtudes que los defectos de este entrañable bovino que pasta plácidamente en su pradera. A la gente le caen bien los toros, son bonachones, simpáticos, les gusta el placer y, si son tercos, se les perdona, puesto que la terquería que vemos del torito es la que vemos en un niño que ama algo demasiado.

Esto es un error. Esta característica puede ser venusinamente positiva o también envolverse en deficiencias altamente perjudiciales en el ámbito socio-doméstico. El excesivo amor de Venus y la constancia terrestre unidos, pueden generar pasiones enfermizas del nativo hacia ciertas personas o situaciones. Esto puede ser positivo cuando las circunstancias lo requieran, pero, en el momento en que no sea así, el nativo puede verse con severas dificultades a la hora de cambiar de objetivo o actitud.

En términos morales, y poniéndonos en este peor extremo, el lindo torito podría convertirse en un bravo cazador de toreros (y esto no tiene por qué ser siempre tan justo como en el símil).

  1. Cáncer:

De nuevo, algo en común ocurre con los regidos de las luminarias, Cáncer y Leo. Tienen tantos seguidores como detractores, por lo que en ambos hemos encontrado una zodiofilia general actuando en la misma cantidad que su correspondiente zodiofobia.

En el caso del Cangrejo y atañendo a la zodiofilia que imanta, observamos que se le puede ver como afable y protector. La gente puede verlo como la mascota del equipo, el alma de la fiesta y un excelente humorista. La zodiofilia hacia Cáncer resalta su carisma luminaria reflectante, ese carácter lunar que hace que todos se sientan hospedados a su lado.

Pero cuidado con Cáncer, porque el chihuahua muerde. Las tenazas del que siempre va hacia atrás, pueden golpear más fuerte que el aguijón del Escorpión. Porque el arma de Cáncer no se clava, sino que corta. Si hieres al Cangrejo o a los suyos, el magnetismo lunar podrá convertirlo en el más terrible luchador de todos. Linda Goodman decía que el enfado más poderoso de todos es el de Cáncer, pues es quien cobija en su mayor grado cualquiera de las 7 emociones. Si la vista de Cáncer se nubla, puede morder orejas, y Mike Tyson (30 de junio) da fe de ello.

  1. Leo:

Leo será generoso, carismático, simpático, gracioso, precioso… pero si no le bailas el agua (si no le reflejas con tu húmeda luna), se siente un cero a la izquierda… e intentará creer y que creas que el cero lo eres tú.

El León es un gatito si no se le acaricia la melena, un gatito rabioso, y, aparte de que puede tener muy mal carácter y atravesar indiscriminada e irritantemente tu atmósfera, puede pecar de un orgullo infantil si no se le da la razón. Uno de los grandes dilemas astrológicos es quién es más terco, si Tauro o Leo… de hecho, un Leo con Marte en Tauro (sol domiciliado en cuadratura con Marte exiliado), puede resultar una de las personas más ególatras e injustas que puedas toparte en tu vida (siempre que estos astros reciban malos aspectos, claro), esa gente que cree que no ha hecho nada mal nunca y se siente con licencia para hablar mal de todos menos de ella misma.

  1. Piscis:

Piscis, se supone, es un gran samaritano, una bellísima persona, el que se sacrifica por los demás, el que no piensa en egos, empresas ni patrias.

Ahora bien, esto está genial dicho así, pero quizá no sea tan positivo si lo enfocamos desde la perspectiva del contra. ¿Por qué Piscis se entrega de tal desinteresada forma a los demás? Sus compañeros de agua también lo hacen, pero Cáncer lo hace con los que considera los suyos y Escorpio con quienes considera suyos. En ambos hay un factor ligeramente selectivo o discriminatorio. Piscis no, Piscis ama (se supone) a cualquiera, y lo hace porque no siente su identidad. Se siente diluido en el océano, y la consecuencia de esta emoción es automática: “Si yo no existo, todo habrá de ser para los demás”. No queremos desmerecer el altruismo de Piscis, obviamente toda acción bondadosa tiene un porqué en el yo más primitivo que para nada le resta calidad a aquélla, el altruismo del altruista existe porque el altruista se siente cómodo con él; no creemos que Piscis sea menos bueno sólo porque no le suponga sacrificio dar incondicionalmente. No, no es eso, la bondad y el sacrificio no guardan una proporción exacta. Pero sí es cierto que, cuando algo sale natural, por muy positivo que sea, puede ser usado conscientemente a favor de uno mismo. Todos, hasta el más bondadoso de los humanos, tendemos en cierta medida a pecar de egoísmo cuando estamos sufriendo. Piscis también tiene ego, aunque éste sea el más pequeño de todos, y, cuando abusan de él, automáticamente siente todo lo que ha hecho por los demás y adopta una postura radical, pudiendo llegar a creer que está canonizado y que, por tanto, los demás son todos unos criminales por abusar de un santo.

De hecho, esta pasivo-agresividad de Piscis puede resultar terriblemente peligrosa en personas con Marte en este signo de agua. Cuidado con Piscis, en el mar hay tantos delfines como tiburones.

Redacción Campus Astrología

4 thoughts on “Zodiofilias y Zodiofobias [I]

  1. Realmente me encantó este artículo, ya que hasta he reído positivamente de las verdades que dice, por cuanto primero hice una autocrítica, soy Capricornio con Ascendente en Cáncer y tengo Leo en mas de la mitad de mi Casa 1, y además tengo familiares y amig@s cancerian@s.
    También conocí de cerca a los Tauro y siempre han sido de mi agrado los hombres taurinos, y me casé con un Capricornio ascendente Tauro.
    Mi Nodo Sur está situado en Piscis como signo interceptado en casa 8 y estoy rodeada de piscian@s dentro de mi familia, y también amistades de ambos sexos.
    Por lo que los signos mencionados los conozco por experiencia personal, y la descripción es muy real, y hasta por momentos me provocó risa lsa descripción tan coincidente con la realidad de hechos y circunstancias vividas y vistas, y puedo decir que es muy bueno este artículo, no solo para la autocrítica sino para encontrar las verdades de la astrología en las personalidades y comportamientos de los signos aquí descriptos. Gracias pasé un buen momento leyéndolos.


Ya disponible el MÁSTER EN ASTROLOGÍA KÁRMICA 2: PLANETAS RETRÓGRADOS COMPRAR
¡Últimas Plazas! reserva ahora para nuestros eventos en MÉXICO Reservar
CURSO DE ASTROLOGÍA GRATIS
Aprende Astrología con nuestro Curso de Iniciación
Recibe nuestras lecciones por email
Si detectamos que no abres nuestros correos, te daremos de baja automáticamente.