Los Karmas Nodales IV: El Karma de Tauro

Serie 'Los Karmas Nodales'

Frank Underwood

 

En Astrología Kármica los Karmas Nodales representan la base sobre la cual estudiamos la Carta Natal de una persona.

A partir de esa información extraída de la Carta Natal, estudiamos su programa de vida para ayudarle de forma práctica a resolver y superar esos karmas.

Existe un tipo de karma que se torna sorprendentemente actual en nuestros días.
Con la era de Acuario en ciernes, se abren horizontes nuevos en la que solidaridad, la harmonía y la unión entre credos y tendencias empiezan a ser una realidad.

No obstante estamos aún arrastrando aquello a lo que llamamos ‘reaccionario’ o ‘carca’ (en España).
Ideas de corte anticuado y retrógrado que, bien por carga kármica o bien por decisión propia en la presente encarnación, no nos permiten avanzar ni a nosotros ni a los que tenemos a nuestro alrededor.

CÓMO nos AFECTA el KARMA de TAuRo

 

La persona que sufre Karma de Tauro se encuentra excesivamente fijada de un modo innato y casi siempre inconsciente, en modelos de pensamiento y creencias excesivamente antiguas, retrógradas y arcaicas.

Es posible que en vidas pasadas dicha persona tuviera un alto grado de éxito personal basado en lo que familiarmente se construyó a nivel material y filosófico.

Un arquetipo que nos puede ayudar a entender dicho Karma es el modelo de clan familiar como los Ewing en la serie ‘Dallas’ o, más recientemente, los Lannister en ‘Game of Thrones’.

Lo que caracteriza principalmente a este karma es la creencia de que las propias ideas, estatus personal y social y modo de actuar son los mejores y los más adecuados, infravalorando e incluso desdeñando las demás opciones existentes.

Existe una incapacidad para cuestionarse a sí misma y en su extremo, la persona puede desarrollar y aplicar actitudes totalitarias y extremistas, creyendo que está en lo cierto y que sus ideas son las únicas, auténticas y las mejores, sin albergar ningún género de dudas.

En este karma subyace una profunda autoestima causada por, muy posiblemente, la ausencia del arquetipo paterno. Puede darse el caso que un excesivo apego al padre y a sus ideas lleve a la persona a aplicar las ideas y creencias de éste por encima de todas las demás, incluidas las propias.

Esta falta de autoestima se puede caracterizar también por la voluntad e intención de complacer a dicho arquetipo paterno. Este arquetipo puede estar representado no solamente por el padre, sino por una personalidad suficientemente fuerte e impositiva que haya significado un referente para la persona en cuestión.

Por este motivo, si falta el padre se toma a un referente externo que ofrezca la suficiente seguridad, fuerza y potencia personal basada en la seguridad material, ideas y concepción de la vida.

Dicha persona necesita sentirse segura a nivel mental a causa de esta profunda inseguridad y también un gran miedo a la libertad, que le llevan a refugiarse en prejuicios e ideas del pasado.

En ocasiones la persona puede presentar un egocentrismo profundo aunque disfrazado de amabilidad, buenas maneras y moral intachable. Es decir, lo que vulgarmente llamamos como ‘aparentar’ o ‘figurar’.
Buenos modales, moral exquisita, comportamiento socialmente admirable, pero un fondo moral y personal con completa ausencia de fondo ético y anímico.

CLAVES para TRABAJAR el KARMA de TAuRo

 

El reto recae en superar esas propias certidumbres basadas en ideas desfasadas y antiguas, y así superar su apego al mundo físico y material, que se quiere mantener a toda costa.

No es un karma sencillo de asumir, pues esa certidumbre absoluta es un escollo de gran magnitud. Tauro, expresado en un sentido negativo, da una visión del mundo parcial y segmentada.
La falsa seguridad que se siente comporta este sentimiento casi integrista conforme a como es la realidad, los demás y el mundo en general.

Así, es el mundo externo y los bienes materiales lo que le ofrecen una sensación de estar en lo correcto, sin prestar atención al fondo, centrándose en la forma como piedra de toque.

Normalmente este karma se trabaja con experiencias basadas en la rotura de esa barrera mental y material.

Pueden darse situaciones en la madurez (posiblemente a partir de los 40 años) en que la persona se encuentre en situaciones no deseadas por ella misma. La ética, lo inevitable y lo no analizable desde la lógica estarán muy presentes en sus vidas.

Nada de lo anteriormente explicable desde las ideas, la política, la economía, lo material, o lo basado en la ley de acción-reacción va a tener validez.

En un inicio se van a intentar manipular los acontecimientos. Pero el peso de lo acontecido va a tener mucha más validez que lo visible y lo empírico.

La clave está en aceptar lo aparentemente ‘inaceptable’.
Las personas con karma de Tauro no entienden que lo ‘inaceptable’ supone un ejercicio de relajación y un cambio en sus vidas a un estado mucho más tranquilo y genuinamente ‘Taurino’.
Es decir, adaptarse (Venus, por regencia de Tauro) supone relajarse y DISFRUTAR de la vida y los acontecimientos, aunque uno mismo no los haya buscado o fomentado.
A menudo el cambio es positivo, y esto tiene que ver con el eje Tauro-Escorpio (casas 2-8, en que lo estático y lo mutable están siempre en liza, siendo el término medio el punto de equilibrio entre ambos).

Valga decir que los grandes movimientos totalitaristas en la historia de la humanidad parten de este tipo de energía.
Grandes inseguridades causadas por la voluntad de encontrar una seguridad en lo externo que nunca llegó; de ahí que importantes líderes del pasado siglo finalizaran sus mandatos de un modo Escorpiniano (suicidio, asesinato público, humillaciones) en compensación por sus actos excesivamente Taurinos, siempre en su vertiente negativa o no luminosa (eje astrológico 2-8).

Podemos sentir dicha energía en nuestra vida causada por actos en vidas pasadas o por la propia mentalidad desarrollada en la actual.

La superación y transmutación del Karma de Tauro supone un escollo importante por esa gran certidumbre de ‘estar en lo correcto’. Venciendo esa idea ‘falsa’, este karma empieza a convertirse en energía positiva Taurina; dicha energía se defina como el bienestar y la comodidad como realidad, no basados en lo que mentalmente se considera ‘necesario’.

En Campus Astrología nos hemos adelantado y hemos creado un sistema de cálculo de estos karmas para que lo importante sea la interpretación y la obtención del QUÉ, el PORQUÉ y el PLAN DE ACCIÓN pertinente.

En nuestro software de investigación astrológica, Astrospica, los inscritos al Máster en Astrología Kármica: Los Nodos Lunares, encontraréis el +Módulo de Astrología Kármica con el que obtendréis toda la info kármica sobre toda Carta Natal que abráis.


Más información

  1. Máster en Astrología Kármica: Los Nodos Lunares, Carles Pérez.

 


Carles Pérez

Astrólogo Life Coach, especializado en Astrología Kármica

www.beingtheone.org

Ya disponible el TAROT ASTROLÓGICO MOLINS de 111 cartas Comprar ahora
¡Últimas Plazas! reserva ahora para nuestros eventos en MÉXICO Reservar
CURSO DE ASTROLOGÍA GRATIS
Aprende Astrología con nuestro Curso de Iniciación
Recibe nuestras lecciones por email
Si detectamos que no abres nuestros correos, te daremos de baja automáticamente.