¿Libra vs. Capricornio? El encuentro de Diógenes de Sinope y Aristipo

Diógenes el Cínico, fue un filósofo griego perteneciente a la escuela cínica. Nació en Sinope, una colonia jonia del Mar Negro,​ hacia el 412 a.C. De su personalidad y filosofía, podemos decir que se adecuaba mucho con el arquetipo puro de Capricornio (llevado a lo radical), donde la satisfacción es encontrada una vez eliminamos de nuestra vida todos los elementos superficiales e innecesarios.

Diógenes era conocido por sus respuestas cínicas, lúcidas, y al mismo tiempo… antisociales. Es uno de los filósofos griegos de mayor renombre, con una filosofía asceta, hasta el punto de que todas sus pertenencias por decisión propia eran:

  • Una tinaja: en la cual vivía.
  • Una manta: para cuando hiciera frío.
  • Un bastón: con el que se ayudaba para caminar.
  • Un cuenco: con el cual comer y beber. De este después se despojó, al ver a un niño bebiendo con ayuda de sus manos.

Contemporáneo de Platón, el padre de los 4 Elementos que empleamos en Astrología occidental, mantenía conocidos diálogos con éste. En una ocasión, Platón llegó a ser reconocido por decir que el hombre era un “bípedo implume“, algo así como “un bicho de dos patas sin plumas“, a lo que Diógenes le respondió soltando un gallo desplumado en La Academia de Atenas:

Diógenes: “¡Te he traído un hombre!” – le dijo, mientras se retorcía de la risa.

A lo que Platón, le respondió con cinismo:

Platón: “No te preocupes, le agregaremos algo a la definición: El hombre es el bípedo implume con uñas anchas.”

También se encaró a Alejandro Magno en varias ocasiones, con una lucidez admirable. Alejandro le preguntó: “¿Qué puedo hacer por ti?”, a lo que Diógenes le respondió: “Apártate, joder, que me tapas es Sol.”

Cuenta la historia, que un día tuvo un encuentro con Aristipo, ministro del emperador. Aristipo fue fundador de la escuela cirenaica, una filosofía hedonista, propia del arquetipo de Libra, que tiene como objetivo máximo de la vida la obtención del placer como bien supremo. La filosofía de Aristipo encaja muy bien con Libra, partidario del sensualismo, el nominalismo y la moderación.

Ahora bien, ¿Cómo interactúan los arquetipos de estos dos Signos, Capricornio y Libra?

La enseñanza de las Cuadraturas

Libra se sitúa en cuadratura a Capricornio, a 90 grados. Concretamente, es una cuadratura oriental, dado que cuando situamos a Capricornio en el Ascendente, Libra nos queda en el Medio Cielo. El Medio Cielo de un Signo (o su cuadratura oriental), nos enseña qué es lo que ese signo debe aprender.

En este sentido, Libra es el maestro de Capricornio. Hay tensiones entre ambos, pero es Capricornio el que debe escuchar lo que le dice su signo en el Medio Cielo.

En esta anécdota de la historia, estaba Diógenes comiendo un plato de lentejas, sentado en el umbral de una casa cualquiera. No había ningún alimento en toda Atenas más barato que el guiso de lentejas. Pasó Aristipo, y Diógenes, que solía insultar a Aristipo llamándole “perro real”, le increpó:

Diógenes: “Perro Real, si aprendieras a comer un poco de lentejas, no tendrías que adular tanto al emperador.”

A lo que Libra… perdón, Aristipo, le respondió:

Aristipo: “Y si tú supieras tratar con los hombres, no tendrías que comer tantas lentejas.”

El Ermitaño

En una ocasión, Diógenes caminaba a plena luz del día, por las calles llenas de gente, con una lámpara encendida gritando que “buscaba hombres”; un claro guiño a la discusión que tuvo con Platón. Lo importante de esta situación, es que Diógenes caminaba DE DÍA con su lámpara. Aún a plena luz del día, y rodeado de personas, no encontró a nadie que pudiese llamar “hombre”.

El Arcano Mayor número nueve del Tarot de Marsella, es Diógenes. Dotado de una manta y un bastón, prende su lámpara en pleno día. Algunas versiones del Tarot desarrolladas más tarde, no han captado la esencia de este mensaje, y representan El Ermitaño como si caminara en la oscura noche (o hasta con una inquietante “sonrisa”).

Este arquetipo nos habla sobre la capacidad que tenemos de buscar y encontrar la sabiduría; de una condición necesaria para lograrlo: la solitud. Es el icono del Ser que abandona el mundo para encontrarse a sí mismo, para encontrar la profundidad en su vida por encima de las vanidades sociales que la mayoría acepta sin cuestionar, afrontando la vida con humor especialmente ante la adversidad, fruto de lo que nos enseña la filosofía de Diógenes: el cinismo.

Referencia Astrológica de la carta del Tarot: El Ermitaño

Elemento: Tierra

  • Solitud
  • Búsqueda
  • Sabiduría
  • Introspección
  • Guía
  • Crisis
  • Tránsito
  • Prudencia

Diógenes sigue siendo un ejemplo vigente en pleno siglo XXI, ya que que sus historias pueden dejarnos una profunda reflexión de su filosofía acerca de la vida.

horizontal break

"Nuestro libre albedrío es comparable al de las flores, que en comunión con el Todo, escogen florecer en primavera. Los lirios y los humanos nunca van a destiempo, el Gran Arquitecto ya puso en hora su reloj."

Elías D. Molins,
Fundador de Campus Astrología.

CURSO DE ASTROLOGÍA GRATIS
Aprende Astrología con nuestro Curso de Iniciación
Recibe nuestras lecciones por email
Si detectamos que no abres nuestros correos, te daremos de baja automáticamente.